Tedros Adhanom Ghebreyesus, director general de la OMS

La OMS expone el futuro de la COVID-19 para los próximos meses

Según la OMS, el coronavirus evolucionará, dando lugar a una enfermedad más variable y de menor gravedad

Este año 2022 podría ser el último año de la pandemia del SARS-CoV-2, tal y como pronostican algunos expertos. Y es que se cree que la situación epidemiológica en la que nos encontramos estaría llegando a su fin. 

Aun así,  la Organización Mundial de la Salud (OMS) cree que el virus podría continuar evolucionando y originando nuevas variantes. Pero una dosis de refuerzo de la vacuna ya no será necesaria, ya que la enfermedad está perdiendo su fuerza gracias a la campaña de vacunación.

Un hombre, vacunado en Barcelona (24/03/2021).
Las vacunas han contribuido a la pérdida de fuerza de la COVID-19, según la OMS. | GTRES

El secretario general de la OMS, Tedros Adhanom, ha confirmado que  el coronavirus se convertirá en una enfermedad de menor gravedad: "La enfermedad será menos severa, por la mayor inmunidad fruto de la vacunación". Este es tan solo uno de los tres escenarios que la Organización ha pronosticado para este año.

El segundo escenario destaca por su optimismo y es que no harían falta más dosis de las vacunas contra el coronavirus. En este caso,  la pandemia pasaría a considerarse una endemia, es decir, el seguimiento de la enfermedad sería muy similar al que se hace actualmente contra la gripe.

Sin embargo, el último escenario es sin duda el que destila más pesimismo. Este no descartaría la aparición de nuevas variantes de la COVID-19 "más virulentas y transmisibles", un hecho que frenaría todos los deseos para dejar atrás esta pandemia. La directora de Enfermedades Epidémicas y Pandémicas del Organismo, Sylvie Briand, afirmó en el pasado mes de febrero que este escenario "crearía una situación comparable, ya que en 2020 la gente era aún muy vulnerable y había casos graves de la enfermedad".

La retirada inminente de la mascarilla

En enero podíamos ver como algunos países, como Dinamarca, dejaban atrás el uso obligatorio de las mascarillas en interiores. Las restricciones tanto en restauración como en el ámbito social y cultural fueron eliminadas en el país danés. Además, se reabrieron las discotecas en todo el país. 

Mascarillas FFP2
Dinamarca fue el primer país europeo en dejar de usar las mascarillas en interiores. | Europa Press

En España la mascarilla dejaba de ser obligatoria en exteriores en febrero, un mes en que también se recuperaba el 100% del aforo en los eventos deportivos. Y es posible que el uso obligatorio de la mascarilla en interiores tenga los días contados en nuestro país. Pero, a pesar de la aprobación de una moción que pedía al Gobierno que retirase las mascarillas en interiores, no se podrá aplicar hasta que no sea avalado por los expertos sanitarios y la comunidad científica.

▶️ El fin de las mascarillas: Pedro Sánchez anuncia cuando llegará

La pandemia todavía no ha llegado a su fin

Si bien todo apunta a que vamos por buen camino, Adhanom lanzó un aviso a todos aquellos países que habían dejado atrás las restricciones de la COVID-19: "Todos queremos dejar atrás la pandemia. No importa cuánto lo deseemos, todavía no ha terminado". 

La OMS se apoyó en la vacunación como método para acabar con la pandemia: "Hasta que no logremos una alta tasa de vacunación en todos los países, todavía se mantendrá el riesgo de una alza de infecciones, con la posibilidad de que surjan nuevas variantes".