Pedro Sánchez, con gesto preocupado en una rueda de prensa.

Una nueva encuesta electoral dibuja un futuro negro para Pedro Sánchez

El cambio de tendencia tras las elecciones en Madrid empieza a materializarse en las encuestas

España encara el futuro más inmediato con cierto optimismo. Tras meses de mucho sufrimiento y de medidas muy restrictivas a causa de la pandemia del coronavirus, nuestro país ve como el plan de vacunación evoluciona cada vez a mayor ritmo: ya se han administrado 24 millones de vacunas en nuestro país, algo que significa que, a la práctica, son 7,87 millones los españoles que han recibido ya la pauta completa de vacunación, el 16,8% de la población. El 34,8% de españoles —más de 16 millones— ya disponen de al menos una dosis de la vacuna contra el covid-19. 

¿Cambio de tendencia electoral en España?

El panorama en el ámbito sanitario, pues, es de optimismo, algo que se traduce en unas medidas restrictivas que, paulatinamente y por comunidades, van aligerándose. Todo ello da una idea clara a España: la luz al final del túnel está cada vez más cerca. El Gobierno de coalición liderado por Pedro Sánchez, que tuvo que afrontar la galopante crisis pandémica pocas semanas después de acceder al mando de la Administración General del Estado, también puede respirar más relajadamente que unas semanas atrás. Pero en su caso, comienza a planear sobre ellos la sombra de las malas noticias: las encuestas comienzan a pasar factura al Ejecutivo.

La suma de su gestión, centrada esencialmente en la pandemia, con los efectos de las elecciones en la Comunidad de Madrid, en las que el PSOE registró un muy mal resultado —cayendo de primera a tercera fuerza y de 37 a 24 escaños—, ante una abrumadora victoria del PP de Isabel Díaz Ayuso, está confirmando los temores de los socialistas: los populares podrían haberse montado en la cresta de la ola de un cambio de tendencia con repercusión electoral clara a escala nacional. ¿Estamos ante un giro que va a alejar a Pedro Sánchez de Moncloa para aproximar al complejo presidencial a Pablo Casado?

La suma de PP y Vox supera el umbral de la mayoría absoluta

Es pronto para ser taxativos, pero ciertamente el cambio de tendencia comienza a dibujarse, y prueba de ello es la encuesta que publica este lunes, 24 de mayo, el diario 'La Razón'. El estudio, elaborado por la empresa 'NC Report', pronostica un resultado excelente para la derecha, el mejor tras la mayoría absoluta de Mariano Rajoy en 2011. De entrada, por la concentración de voto en el PP y Vox; y del otro, por la creciente desmovilización de la izquierda, que castiga a los partidos que integran el Gobierno

'NC Report' sitúa al PP al frente del Congreso, alcanzando el 30% del voto y logrando 127-129 escaños. Vox bajaría ligeramente, con el 14,9% de los sufragios que harían obtener a Santiago Abascal unos pocos diputados menos de los que tiene ahora: entre 48 y 50. Eso sí, Vox se mantendría como tercera fuerza parlamentaria en nuestro país. La suma de PP y Vox, pues, daría entre 175 y 179 diputados: el umbral de la mayoría absoluta está en 176, con lo que la derecha estaría en condiciones plenas para gobernar España.

A su frente, una izquierda que parece dar claros síntomas de empezar a deshincharse. El PSOE se sitúa, con el 25,8% de los votos, entre los 100 y los 102 escaños; mientras que Unidas Podemos y sus confluencias bajan hasta los 19-21 diputados, con poco más del 9% de los sufragios. Los dos actuales partidos de la coalición de Gobierno conseguirían, pues, entre 119 y 123 diputados, lejos de los 146 que suman actualmente y a mucha distancia de lo que la encuesta pronostica para la suma del PP y de Vox.

Por lo que a las fuerzas minoritarias se refiere, 'NC Report' deja a Ciudadanos con 1-2 escaños, Más País subiría hasta 4-6; y las fuerzas nacionalistas e independentistas se mantendrían en la actual línea: 13 diputados para ERC, 9 para Junts per Catalunya, 7 para el Partido Nacionalista Vasco y 5 para Euskal Herria Bildu. Es el dibujo completo de un estudio demoscópico que acerca a PP y a Vox a la Moncloa y que dibuja un futuro negro para Pedro Sánchez. Las próximas encuestas electorales van a dilucidar si se consolida la tendencia o bien se diluye, quedando en agua de borrajas.