Ni├▒o en una calle de Indonesia

Lo secuestran con 5 a├▒os y se encuentra con su familia 11 a├▒os despu├ęs por Google

El incre├şble caso sucedi├│ en Indonesia.

La aplicación Google Maps ha sido clave para el emotivo reencuentro entre un joven secuestrado y su familia después de once años. El adolescente de 17 años, identificado como Ervan Wahyu Anjasworo y natural de Indonesia, fue capturado cuando tenía tan solo 5 años. 

El joven nació en la ciudad de Sragen, Java Central, donde en 2009 fue secuestrado por un músico callejero que lo obligó a actuar con él.

Un joven secuestrado se reencuentra con su familia despu├ęs de 11 a├▒os

Durante dos a├▒os vivi├│ en las calles de diferentes ciudades del pa├şs, hasta que un d├şa su secuestrador lo abandon├│ al huir asustado por las sirenas de la polic├şa.

El ni├▒o encontr├│ entonces asilo en la casa de un vecino, pero cuando el hombre muri├│ fue trasladado a un centro de atenci├│n de mujeres y menores. De all├ş fue traslado posteriormente a un internado, donde tuvo que sobrevivir durante ocho a├▒os de su vida.

Ervan siempre tuvo el sue├▒o de encontrar a su familia, pero sab├şa que era como buscar una aguja en un pajar. Los recuerdos de su ni├▒ez eran muy vagos debido a la corta edad que ten├şa cuando fue secuestrado y no sab├şa ni su lugar de nacimiento. 

Todo cambi├│ cuando el joven descubri├│ la aplicaci├│n de Google mientras participaba en un curso de capacitaci├│n en un centro de rehabilitaci├│n para menores. Fue entonces cuando Ervan decidi├│ utilizar uno de sus escasos recuerdos, un mercado al que acud├şa con su abuela, para buscar a su familia. 

Google Maps le ayud├│ a localizar a su familia

┬źAl principio comenc├ę a buscar la ciudad de Solo. Despu├ęs en Wonogiri, Boyolali y Sragen. Los mir├ę uno por uno en Street View hasta que encontr├ę el mercado tradicional de Gonggang en Sragen, que recordaba de mi ni├▒ez┬╗, se├▒al├│ el joven seg├║n recoge kompas.com.

Tras recorrerse decenas de mercados a trav├ęs de Google Maps, Ervan localiz├│ uno que por sus im├ígenes le resultaba muy familiar. Cogi├│ la direcci├│n y se la dio a un trabajador social que r├ípidamente se pudo en contacto con los servicios sociales de Sragen.

A los pocos d├şas consiguieron contactar con su familia y el joven recibi├│ un paquete repleto de fotograf├şas de su familia, de la que no sab├şa nada desde hac├şa 11 a├▒os.

De esta forma, la tr├ígica historia del joven acab├│ teniendo un final feliz despu├ęs de una d├ęcada de sufrimiento, soledad y abandono institucional.