Un hombre solo con un gorro de navidad y una mascarilla

Una comunidad de España endurece las medidas de cara a la Nochevieja

La tendencia al alza de los contagios en Navarra llevan al gobierno foral a descartar cualquier excepción a las medidas vigentes

España ha recibido ya las primeras vacunas y mañana empezará la campaña de vacunación, en medio de una situación preocupante por el aumento de los contagios. Ante la previsión de que la curva siga subiendo durante las fiestas y después, las comunidades van tomando poco a poco nuevas medidas, y endureciendo las restricciones.

El gobierno de la Comunidad Foral de Navarra acaba de anunciar que no flexibilizará las medidas de prevención. La decisión responde al análisis de las cifras epidemiológicas de los últimos días, que desaconsejan cualquier tipo de relajación.

logo Twitter¿Aún no nos sigues en Twitter? ¿A que esperas? 📲Tus noticias preferidas al momento en el móvil con España Diario! Pincha aquí, TE ESPERAMOS!

Navarra no levantará el confinamiento perimetral de la comunidad, y las reuniones sociales y familiares seguirán restringidas a un máximo de seis personas de dos unidades de convivencia. Por lo que respecta al toque de queda, se mantiene el plan inicial previsto a las 23.00 horas para la noche del 31 de diciembre al 1 de enero.

La decisión se comunicará el lunes a través de un Decreto Foral de la Presidencia publicado en el Boletín Oficial de Navarra (BON). En el marco de las medidas de prevención de los contagios se mantienen también las restricciones vigentes en cuanto a los aforos y las limitaciones de sectores como la hostelería, el comercio, los espectáculos, la residencia y las actividades deportivas.

La decisión corresponde a la evidencia de los datos registrados los últimos días en Navarra. Lo más preocupante es que hay una tendencia al alza «clara y evidente» según ha comunicado el departamento de Salud. El 11 de diciembre la incidencia acumulada llegó a su mínimo, con 179 casos, pero el 24 de diciembre volvió a los 190 y hoy ronda ya los 200 casos.

La cifra sigue por debajo de lo que se considera riesgo extremo, pero marca una tendencia al alza que hace prever una nueva escalada de los contagios si se relajan las medidas. También preocupa el aumento del índice de reproducción del virus, el indicador que muestra a cuántas personas contagia cada infectado. Ha subido de 0,67 a 0,92 en diez días. En cuanto al índice de positividad, ha pasado del 3,3% el 22 de diciembre al 5,3% el día 24, y el 7,1% el día 25.

En un principio, la comunidad pensaba ampliar a 10 personas el número máximo de personas en las reuniones de Año Nuevo, como ya sucedió en la Nochebuena. Pero finalmente ha decidido descartar estas relajaciones y finalmente en el ámbito privado las reuniones no podrán exceder las seis personas. 

Objetivo, evitar la tercera ola

El empeoramiento de los indicadores lleva al Gobierno de Navarra, a través de la recomendación de los responsables sanitarios, a descartar cualquier excepción prevista para fin de año. El objetivo del gobierno foral es ahora prevenir al máximo los contactos sociales para evitar contagios, y anticiparse a una nueva ola después de las fiestas.

Las autoridades sanitaria navarras han advertido que una tercera ola tendrá efectos importantes en términos de vidas humanas y un impacto en el sistema sanitario y la atención a otras patologías, de consecuencias imprevisibles. También conllevará perjuicios a la actividad económica y social, con la previsión de nuevos confinamientos.

El departamento de Salud advierte que «un empeoramiento de la situación en navarra significará también volver a cerrar negocios, reducir aforos y regresar a restricciones ya superadas». Por eso ha recomendado al gobierno de la comunidad reforzar las medidas existentes y extremar todas las precauciones.

La Comunidad de Madrid ha anunciado hoy nuevos confinamientos y Andalucía estudia también nuevas medidas restrictivas a partir del lunes, como podría suceder también en Cataluña. A pesar de la intención de dejar algo de margen en las fechas señaladas, el aumento de los casos está haciendo recular a muchas regiones que empiezan a endurecer las restricciones.