Terrazas en una céntrica calle de Pamplona el 26 de noviembre del 2020

Navarra relajará algunas de sus restricciones la próxima semana

Los buenos datos de la evolución de la tercera ola lo harán posible

Navarra será otra de las comunidades autónomas que se sumará a los procesos de desescalada a partir de la próxima semana, según ha confirmado este viernes, 19 de febrero, el vicepresidente del gobierno foral, Javier Remírez. 

Concretamente, Navarra permitirá reabrir el interior de los locales de la hostelería, cerrados para combatir la tercera ola de Covid-19, a partir del próximo viernes, 26 de febrero, y se espera que para entonces se valoren otras medidas que puedan empezar a relajarse. Remírez ha explicado que la reapertura del interior de los bares se hará con un aforo máximo del 30% del total admitido por el local.

logo Twitter¿Aún no nos sigues en Twitter? ¿A que esperas? 📲Tus noticias preferidas al momento en el móvil con España Diario! Pincha aquí, TE ESPERAMOS!

Además, también se permite una ligera flexibilización de la limitación a las reuniones sociales, que podrán ser de hasta seis personas, pero de un máximo de dos unidades convivenciales, en los espacios privados.

De momento, lo que no va a cambiar es el confinamiento perimetral de toda la comunidad, que seguirá cerrada al menos 15 días más, y también se mantendrá el actual toque de queda, que es uno de los menos restrictivos del país, ya que empieza a las 23:00 horas y se alarga hasta las 06:00 horas.

Todas las medidas tendrán una vigencia de dos semanas, desde el 26 de febrero hasta el 11 de marzo, aunque si la evolución de los datos sigue siendo buena, se espera que la próxima semana puedan revisarse otras medidas actualmente en vigor. 

Las decisiones del gobierno navarro vienen apoyadas por los buenos datos que se observan en la comunidad, una de las pocas que ha conseguido controlar la explosión de la tercera ola y no ver dispararse sus indicadores, como sí ocurrió en otras regiones. 

Navarra controla la tercera ola

Así, actualmente, Navarra tiene una incidencia de 214 casos por cada 100.000 habitantes en las últimas dos semanas, una de las más bajas de país, y de 75 casos en los últimos siete días.

El porcentaje de positividad de las pruebas diagnósticas ha bajado del 5,5% de hace dos semanas al 3,3% actual, es decir, que solo el 3,3% de las pruebas que se hacen salen positivas. Cuando este dato está por debajo del 5%, según los criterios de la Organización Mundial de la Salud (OMS), significa que la pandemia está bajo control en ese territorio. 

Remírez ha detallado en su comparecencia que «siempre hemos tratado de equilibrar el interés general en la forma de salud pública del conjunto de la ciudadanía con lograr en cada contexto el máximo grado de actividad socioeconómica, pero siempre poniendo por encima el criterio de salud pública», y cree que las autoridades navarras están aprendiendo a tomar cada vez mejores decisiones, tras la experiencia de pasadas olas de coronavirus

«Cada vez hemos acertado más en las decisiones», defiende, ya que según el vicepresidente «han sido las adecuadas para afrontar la segunda y tercera ola». También ha destacado el «compromiso de la mayoría de la ciudadanía», un factor muy importante para el cumplimiento de las restricciones y el control de los contagios. 

Navarra se encuentra actualmente en el nivel 3, alto, de alerta por coronavirus, según el documento aprobado por el Ministerio de Sanidad y las comunidades autónomas el pasado 22 de octubre. 

Este nivel de alerta, en Navarra, supone, entre otras cosas, el cierre de toda la actividad no esencial a las 21:00 horas y las limitaciones a las reuniones sociales de seis personas tanto en público como en privado, aunque en el segundo caso, deben pertenecer a un máximo de dos unidades de convivencia. 

Si los indicadores siguen mejorando y Navarra se coloca en el nivel 2 de alerta, se pueden relajar algunas de las restricciones, como el horario de la actividad, el toque de queda y las reuniones sociales, que podrían subir hasta las 10 personas permitidas.