Chico joven con la mano intentando tapar la cámara

Eric, el chico de 24 años que deberá pagar una multa de 500.000 euros por contagiar a 20 personas

El joven se saltó la cuarentena obligatoria y asistió a una fiesta con más de 100 invitados

En Alemania una chica de 26 años contagió provocó un brote de coronavirus, en Corea del Sur tuvo lugar un episodio similar en un bar. Ahora, ha salido a la luz la sentencia de un chico que también provocó la transmisión del virus a varios individuos. Eric Luciano Torales asistió a una fiesta de cumpleaños ilegal con más de 100 invitados, donde contagió a 20 personas. Por este motivo, el joven de tan solo 24 años, se enfrenta a una multa de más de 534.459 euros. 

Todo sucedió en Moreno, Argentina, el pasado 14 de marzo cuando el chico acudió a la celebración del decimoquinto cumpleaños de una amiga, donde había más de un centenar de invitados y no se estaban cumpliendo las medidas de seguridad para prevenir los contagios.

Por aquella fecha en el país sudamericano se había establecido el confinamiento domiciliario obligatorio y, por lo tanto, era ilegal la fiesta. Aunque el joven era consciente de que sería una gran imprudencia, hizo caso omiso a las recomendaciones de las autoridades y decidió asistir.

El riesgo «era conocido por el imputado, no solo por la difusión pública de la situación a nivel mundial, sino porque también implicaba un protocolo distinto al momento de su llegada al país», destacaron desde los juzgados, ya que Eric joven acababa de volver de un viaje a Estados Unidos. 

Aunque el joven tenía coronavirus, él no lo sabía porque no se había hecho ninguna prueba y, además, era asintomático. De esta forma, consiguió contagiar a 20 personas, entre las que se encontraba su abuelo, que falleció menos de un mes después, el 1 de abril, a causa de esta enfermedad.

Eric Torales, el chico de 24 años que contagió a 20 personas
Eric Torales, el chico de 24 años que contagió a 20 personas | Twitter

Eric acababa de volver de Estados Unidos

Eric fue ingresado el 16 de marzo en el hospital y allí confirmaron, tras realizarle el test y obtener los resultados del laboratorio, que era positivo en Covid-19

«Paciente de 24 años quien refiere viaje reciente (EE.UU.) con retorno el día viernes 13 de marzo consulta por tos seca asociada a registros febriles (38º) de aproximadamente 24 hs de evolución», se puede leer en su historial médico. 

Según informan desde los juzgados, el joven ha sido acusado de «propagar una enfermedad peligrosa y contagiosa con la agravante de la muerte de una persona de las cuales ha infectado». Así como de tener una «actitud imprudente y negligente» por incumplir la cuarentena obligatoria que debería haber hecho tras volver de su viaje. 

«En el caso que ocupa el acuerdo, la situación de riesgo había sido reconocida por el gobierno nacional estableciendo normas obligatorias de prevención».

«El acusado conocía esas disposiciones preventivas que lo obligaban a cumplir una rigurosa cuarentena, decidiendo ignorarlas, con un actuar imprudente y contrario a la normativa vigente».

Por lo tanto, el fallo «puede concluirse con el grado de convicción propio de este estadio procesal que fue su conducta, anticipada como probabilidad de las disposiciones legales, la que generó que esas personas tuvieran contacto con el virus, desarrollando la enfermedad con distintas evoluciones según cada caso concreto».

«Puede afirmarse, entonces, que su actuación distinta a la debida, la convirtió en inadecuada, desprovista de la cautela que demandaba la situación concreta, instalándola dentro de un ámbito prohibido que generó su responsabilidad penal».

Eric Torales «propagó una enfermedad peligrosa y contagiosa para las personas, porque fue quien generó un acto idóneo para transmitir el virus a otros».

Multa millonaria

El joven ha sido procesado sin prisión preventiva pero con una multa millonaria de más de 500.000 euros. No obstante, han señalado que no hubo intención de contagiar, un hecho que le favorece de cara al juicio oral, ya que en caso de que sea castigado con prisión, la pena sería como máximo de 5 años de cárcel. .

Desde su defensa, han destacado que el joven no sabía que era portador de coronavirus porque era asintomático y quisieron sembrar la duda subrayando que podría haber habido «otros focos de contagio en el mismo evento». Sin embargo, desde los juzgados descartaron esta hipótesis.