Cuatro sanitarios realizando una operación en un quirófano

Una mujer da a luz por cesárea y le descubren un cáncer terminal en el parto

Uno de los médicos que le estaba realizando la intervención no pudo evitar romper a llorar

Una mujer británica fue diagnosticada de un cáncer terminal cuando dio a luz por cesárea a su hijo. Lois Walker, de 37 años, descubrió en uno de los mejores días de su vida una noticia que se llevaba temiendo desde hace tiempo. 

Hace aproximadamente un año, Lois estaba padeciendo fuertes dolores abdominales que le impedían hacer una vida completamente normal con su marido y sus dos hijos. Pese asegurar que estaba sufriendo por los intensos dolores, los diferentes sanitarios que la atendieron no la tomaron en serio y, por este motivo, jamás le hicieron las pruebas pertinentes. 

En un principio, le aconsejaron hacer una dieta basada sin lácteos, debido a que creyeron que sus dolores eran a causa del síndrome del intestino irritable. Posteriormente, le diagnosticaron ansiedad, por lo que le recetaron medicamentos para remediar este trastorno. 

▶️ VÍDEO: Otras noticias de Sucesos

En algunas de sus recurrentes visitas, parece que esta mujer británica se intuía lo que iba a pasar, puesto que llegó a preguntar a los médicos si estaría padeciendo de un cáncer. 

Persona con dolor de estómago aprentando la barriga
Lois Walker llevaba padeciendo fuertes dolores desde hace 12 meses | Getty Images

Lois Walker: "Descubrieron varios tumores en la zona del abdomen"

Conforme iba pasando el tiempo, su desesperación y sufrimiento le hicieron llegar a decir que estaba dispuesta a suicidarse si no la tomaban en serio. Los sanitarios, ante su amenaza, le diagnosticaron de hipocondría, insistiendo en que se trataba de una cuestión de salud mental en vez de física. 

"La gota que colmó el vaso fue cuando tuvieron que involucrar al equipo de salud mental porque aseguré que había llegado el momento de terminar con la vida de ambos (de ella y de su bebé), y me da vergüenza decir eso", confesó Lois. 

Después de aquello sucedido, sus dolores fueron empeorando cada vez más. Por lo que la internaron en un centro para el control del dolor. Allí le proporcionaron morfina para calmar los constantes dolores en la zona del abdomen. 

En 2021, Lois dio a luz a su tercer hijo, Ray, por cesárea. Fue en ese entonces cuando los sanitarios que le estaban operando descubrieron varios tumores en los ovarios, en el interior del abdomen y en los ganglios linfáticos. Uno de los médicos que la atendió no pudo evitar romper a llorar al presenciar ese momento. 

Tras descubrir finalmente el origen de los fuertes dolores, los doctores la operaron dos veces y le realizaron quimioterapia. Sin embargo, no pudieron evitar que la enfermedad siguiera su curso. Los mismos sanitarios aseguraron que "no hay manera de detener la enfermedad".

Montaje con foto de mujer embarazada
Cuando le realizaron la cesárea, el equipo médico descubrió que tenía varios tumores en la zona del abdomen | España Diario

Lois Walker lamenta que quizás su cáncer se podría haber evitado

Ahora, Lois ha sido entrevistada por el medio inglés BBC con el propósito de contar su historia. "Mi abdomen estaba muy enfermo, había tumores por todas partes. Me dijeron que eran como una bolsa de arena que se había abierto y que se había desparramado", relató la mujer británica. 

Además, Lois Walker denuncia y lamenta la negligencia médica. "Se hacen llamar profesionales de la salud y se supone que deben brindarnos atención, pero es una negligencia. Siento que podría haberse detectado antes para no tener este diagnóstico tardío. Dejaré tres hijos", explica Lois desconsolada. 

"No sé qué más podría haber hecho. Era como si nadie quisiera escuchar. Les dije 'siento que me voy a morir'. Quería que me tomaran en serio. Sentía que algo andaba muy mal", comentó. 

Por otro lado, afirma que siente incluso miedo a encariñarse con su hijo recién nacido. "Es muy, muy duro. No quería encariñarme con él, pero es como un rayo de luz. Mis niños son mi propósito. Quiero concentrarme en generar recuerdos. Si el amor pudiera salvarme, nunca moriría", asegura Lois. 

Sin duda, Lois quiere que su historia sea escuchada y sea tomada como ejemplo para que las personas aprendan a escuchar su cuerpo y pedir ayuda cuando sepan que algo no va bien. "Si hay un solo médico que lee esto y piensa 'debemos hacerlo mejor', es suficiente para mí. No quisiera que nadie pasara por lo que estoy pasando yo". 

Lois Walker, consciente de que, lamentablemente, sus días están contados, concluye que ahora su único objetivo es "tener una vida durante el tiempo que me quede, y ahí es donde estamos en este momento".