Imatge dels peus d'un bebé

Murcia: Muere un bebé tras pasar 43 días con fiebre en un hospital

El pequeño fue diagnosticado de una meningitis

Los padres de Hugo sufrieron este viernes por la noche lo peor que le puede pasar a un progenitor: perder a un hijo y además de tan solo 3 meses. Así lo explica 'El Español' confirmado por el abogado de Francisco y Paqui, Alfredo Najas de la Cruz, una pareja de Murcia que llevaba sufriendo por su hijo des de el 26 de junio. 

Ese día el pequeño empezó a tener fiebre tras haber recibido tres vacunas en el Centro de Salud de Puerto Lumbreras. Los padres tuvieron que hacer hasta 24 llamadas para poder ser atendidos telefónicamente por un pediatra mientras su hijo empeoraba. Solo les recetó Apiretal y baños de agua templada, no les derivó ni a un centro médico ni al hospital. 

Pero no fue efectivo y Hugo siguió empeorando. Ellos no volvieron a tener respuesta telefónica, pero dejaron dormir al pequeño unas horas. Cuando despertó lo llevaron al Centro de Salud de Almendricos, donde llegó con 39 grados y convulsionando. De ahí al Hospital Rafael Méndez de Lorca pero para poco después ser trasladado a la UCI del Hospital Virgen de la Arrixaca. 

Allí, llegaron multitud de pruebas, incluido un análisis para ver si podía tener cólera que finalmente descartó que tuviera esta enfermedad infecciosa.  Los médicos acabaron confirmado que lo padecía el pequeño era una meningitis bacteriana. 

Más de un mes de sufrimiento para los padres 

Francisco y Paqui, de 23 y 22 años, no se han separado ni un momento de su primer hijo viendo como poco a poco su vida se iba desvaneciendo. Hugo ha ido sufriendo graves daños cerebrales y ha seguido teniendo fiebre. Ya no reaccionaba a las caricias de sus padres o apenas lloraba. 

Finalmente, este viernes sobre las diez y media de la noche su corazón dejaba de latir con tan solo 3 meses. Hoy mismo se despedirán de él en la pedanía de Lorca de Puerto Lumbreras. 

El caso ya ha llegado a la Fiscalía que ha abierto diligencias. De momento, se están analizando las vacunas, además del agua y la leche en polvo que tomó el niño para ver la posible causa de su enfermedad. 

El letrado cree que «en la actuación de la pediatra nos parece que pudo haber algún tipo de negligencia». Además lamenta que aún no tengan su historial médico tras haberlo solicitado hace tres semanas. 

Los padres y los vecinos de Puerto Lumbreras también se preguntan que hubiera pasado si la Consejería de Salud no hubiera eliminado en abril el Servicio de Pediatría del Centro de Salud de Almendricos. Esto obliga a sus vecinos a desplazarse 15 minutos por carretera ante cualquier urgencia.