Silvia Cazón, nueva directora general de Sanidad, en una foto de archivo

Silvia Calzón, la española escogida para acabar con los rebrotes en España

La epidemióloga andaluza asume su nuevo cargo con 45 años y una larga trayectoria médica y política a sus espaldas

El ministro de Sanidad, Salvador Illa, acaba de fichar para la secretaría de Estado de Sanidad a Silvia Calzón, médico especialista en Medicina Preventiva y Salud Pública y rastreadora en Andalucía. Será la número dos del ministro de Sanidad, Salvador Illa, y trabajará codo con codo con el director de emergencias sanitarias, Fernando Simón.

Silvia Calzón (Utrera, 1975) compagina desde joven sus dos grandes vocaciones, la medicina y la político. Ya intentó en una ocasión der alcaldesa de su tierra natal por el PSOE, pero con este nuevo cargo consigue por fin aunar sus dos grandes pasiones.

La nueva rastreadora general del Covid-19 en España es la mediana de tres hermanos en una familia humilde y trabajadora: su padre era albañil, su madre ama de casa. Ahora, Calzón se encuentra ante el gran reto de su vida: el Gobierno la ha promocionado para que se encargue de plantar cara a los rebrotes ante la pandemia más destructiva en mucho tiempo.

Sin embargo, lleva meses luchando en primera línea contra el Covid-19 y conoce muy bien esta enfermedad. También está familiarizada con la labora de las autonomías y todo el sistema de rastreo de la red de vigilancia epidemiológica. Antes de ser nombrado como número dos de Sanidad, formaba parte de la Atención Primaria en el Distrito Sanitario de Sevilla. 

Desde su cargo fue rastreadora del virus y conoce al detalle todo el sistema para detectar los casos de forma precoz, aislarlos y rastrear los contactos cercanos. Como epidemióloga en la atención primaria, ha vivido en primera persona el control de los brotes surgidos en Andalucía.

Años antes ocupó la dirección general de Justicia Juvenil en la Consejería de Justicia y Administración Pública, para después pasar al área de Gestión Sanitaria Sur de Córdoba y la gerencia del Área de Gestión Sanitaria Sur de Sevilla, antes de ocupar su último cargo.

En su trayectoria política, fue concejal del PSOE en su localidad con poco más de 20 años, y ahora ostenta la presidencia de los socialistas en Utrera. En 2007 intentó gobernar en su pueblo, pero fue superada por el Partido Andalucista, que conquistó la mayoría absoluta. Sin dejar la medicina, también fue diputada en el parlamento andaluz. 

Un perfil médico para el ministerio

Llega al nuevo cargo de número dos de Sanidad con 45 años, y será el enganche entre el ministerio de Sanidad y las comunidades autónomas. Su llegada al ministerio también sirve para dar un perfil profesional médico al departamento, ya que su número uno, Salvador Illa, no es médico. 

Silvia Calzón no tiene hijos y su traslado a Madrid será inminente. Doctora por la Universidad de Granada, con varios títulos de formación médica a sus espaldas, llega para cambiar la dirección del ministerio y permitir que todos los esfuerzos se concentren en el Covid-19. Para ello contará con la nueva Secretaría General de Salud Digital, Información e Innovación, que dirigirá Alfredo González.

La nueva Secretaría General de Sanidad asumirá competencias clave en políticas públicas sanitarias como la innovación en el sistema y la industria sanitaria, la digitalización del Sistema Nacional de Salud, y la gestión de la información sanitaria.

El Distrito de Salud de Sevilla definen a la nueva secretaria general como una epidemióloga «a tope», cuya labor ha estado principalmente vinculada al estudio de las desigualdades en materia de salud. La definen como una luchadora que lleva consigo los valores de la constancia y la lucha por las políticas sociales y el servicio a los demás.