Imagen de una calle de Córdoba

El sector español que se frota las manos ante la caída del turismo: 1 millón de empleos nuevos

La incapacidad de recuperar la actividad turística de forma inmediata conllevará una destrucción de empleos que podría beneficiar a otros sectores estratégicos.

La crisis del coronavirus está dejando a  muchos sectores en una complicada situación económica. Y no solo hablamos de las pérdidas que han generado a raíz del confinamiento, sino de las que seguirán registrando a pesar de la reactivación.

El problema es que la recuperación económica no va a ser igual de rápida para todos los sectores. Habrá algunos que incluso no puedan recuperar su actividad normal hasta el próximo año. 

El sector más perjudicado en nuestro país es el turístico, que además juega un papel muy importante por ser el principal motor de nuestra economía. 

La incapacidad de recuperar la actividad turística de forma inmediata conllevará una destrucción de empleos sin precedentes en nuestro país, una trágica situación que, sin embargo, podría beneficiar a otros sectores estratégicos como la construcción. 

Falta de mano de obra en la construcción

El sector de la construcción ha reclamado en estos últimos años la falta de mano de obra para cubrir su actividad. 

Algunos motivos de esa ausencia de personal se debe a la necesidad de formación y el descenso de interés en el sector por parte de los jóvenes, unido a la jubilación de una parte importante del sector. 

«Podemos crear hasta un millón de puestos de trabajo  si se toman las medidas correctas y en el momento adecuado para desarrollarlas», asegura Juan Antonio Gómez-Pintado, presidente de APC España (Asociación de Promotores Constructores de España).

A pesar de estar inmersos también en plena crisis del coronavirus, el sector de la construcción mantiene actualmente más de un 90% de la actividad tras la reactivación de las actividades no esenciales. 

Esto supone que las previsiones para el sector no sean tan dramáticas a pesar de la crisis, lo que conllevará que tanto la construcción como el sector inmobiliario consigan aguantar hasta final de año.

Medidas para reactivar el sector

La Fundación de Cajas de Ahorro  ha publicado esta semana una simulación del posible impacto del confinamiento y su evolución tras el relajamiento de las medidas, concluyendo que el PIB del ladrillo sería un 5% inferior al finalizar el año, una cifra muy inferior a las pérdidas en otros sectores. 

En este sentido, Joel García Fernández, presidente de la Confederación Asturiana de la Construcción CAC-Asprocon, recuerda a 'El Mundo'  que «el sector siempre ha servido para salir de las crisis más profundas». 

Además, indice en que si se toman las medidas adecuadas, el sector de la construcción puede «acoger a mucha gente que antes se había marchado a otros sectores  como la hostelería y el turismo» asegura García Fernández.

Entre las medidas solicitadas por el sector se incluye la reactivación de las licitaciones, la dinamización de la aprobación de licencias privadas y utilizar parte del remanente de los ayuntamientos para obras públicas en los municipios que permitan crear puestos de trabajo a nivel municipal.