Viajeros haciendo cola en el aeropuerto de Barajas

Nuevas medidas del Gobierno para frenar la llegada de casos de nuevas cepas a España

Hay clara preocupación por las procedentes de Brasil o Sudáfrica

No hay prácticamente ya quien dude que actualmente el gran peligro que tiene el coronavirus es la detección de nuevas cepas en varios países que se han confirmado como más contagiosas. Y es por eso que los diferentes gobiernos han ido tomando medidas para frenar su expansión en sus respectivos países. 

El gobierno español no ha sido menos y es por eso que actualmente mantiene suspendidos los vuelos y conexiones de viajes en barco con el Reino Unido. Pero esta no podría ser la única medida a tomar en las próximas jornadas, según la ministra de Asuntos Exteriores, UE y Cooperación, Arancha González Laya.

logo Twitter¿Aún no nos sigues en Twitter? ¿A que esperas? 📲Tus noticias preferidas al momento en el móvil con España Diario! Pincha aquí, TE ESPERAMOS!

Explicaba, en una entrevista en La Sexta, que se estaría barajando limitar la movilidad con algunos otros países con el objetivo de «aislar de la manera más quirúrgica cepas que van a apareciendo». En este sentido, señalaba que «lo hemos hecho con Reino Unido y habrá que tomar más medidas para evitar la expansión de otras cepas que están apareciendo». 

La preocupación del ejecutivo estaría centrada en aquellas cepas surgidas en Brasil y Sudáfrica, especialmente tras los datos arrojados por la primera. No dudaba en indicar que «en los próximos días tomaremos todas las medidas necesarias para protegernos de casos que sean importados al espacio europeo». Por lo que dejaba claro que estas medidas se aplicarían, en todo caso para viajeros procedentes de fuera de la UE. 

Por eso, aunque decía que se quiere «evitar el contagio de aquellas cepas que viajan más rápido, que se transmiten más rápido y que hacen que esta pandemia crezca de manera exponencial», debe haber antes un «diálogo con los países europeos y los países terceros». Y añadía aunque ahora mismo no esté sobre la mesa cerrar las fronteras europeas, si que se podría tomar la medida de ir «restringiendo la movilidad dentro del espacio europeo». 

Y en concreto ha querido valorar situación con nuestros vecinos más cercanos, Portugal y Francia, sobre todo después de que ya se haya limitado los movimientos con el primero de ellos. «Sabemos que esto no gusta a nuestros ciudadanos, sobre todo a los que viven en zonas fronterizas, entendemos su desasosiego, pero les pedimos que nos ayuden con su comportamiento responsable y su paciencia para que juntos podamos controlar la expansión de esta pandemia», afirmaba González Laya.

Pide respetar las restricciones de movilidad

Ha hecho un recordatorio importante, y es que ahora mismo existen confinamientos perimetrales y otras restricciones de movilidad dentro del territorio nacional. Y es que insiste en el hecho de que «este no es el momento de moverse si no es estrictamente necesario». 

Defendía además que es «importante que todas ellas se respeten porque si todos contribuimos vamos a poder doblegar esta tercera ola». Por ese motivo hacía un llamamiento: «Les pido a todos los ciudadanos y a todas las comunidades autónomas que sigamos trabajando de manera coordinada y responsable». 

Aunque dejaba claro que todo dependerá de la Agencia Europea del Medicamento, también ha querido valorar si podría llegar a la UE, y por lo tanto a España, la vacuna rusa Sputnik V. Según su opinión, todo dependerá de que sus cumplan todos «los requisitos médicos de eficacia y eficiencia» sea cual sea el país de origen del productor. 

Esto último no debería ser impedimento para su aprobación en territorio europeo. El único punto que se ha de pedir a todas las vacunas es que «sean eficaces para protegerles del virus y que a través de esa inmunización podamos controlar la escalada en los contagios». 

Y en plena polémica con las farmacéuticas, ha valorada que la mayoría están cumpliendo con lo acordado con la Comisión Europea. Eso sí cree que ha faltado «más transparencia» por parte de AstraZeneca sobre  las teóricas «dificultades» para cubrir las dosis firmadas en un principio.