Margarita del Val en un despacho

Margarita del Val pone fecha a la vuelta a la 'normalidad'

La científica del CSIC ha dado esperanzas sobre los próximos meses en España

Margarita del Val ha sido una de las expertas más duras con la gestión de la pandemia del coronavirus y sobre las esperanzas puestas en el hecho de poder acabar pronto con ella, pero en las últimas semanas se la ha visto más optimista de lo habitual gracias a los avances que se están haciendo. 

La científica del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), en una entrevista con Radio El Respeto, ha valorado cómo es el futuro más próximo al que se enfrenta España ahora que las vacunas empiezan a llegar a cada vez más gente. De hecho, en España se han administrado más de 6 millones de dosis y ya hay 2,1 millones de personas totalmente inmunizadas en nuestro país. 

logo Twitter¿Aún no nos sigues en Twitter? ¿A que esperas? 📲Tus noticias preferidas al momento en el móvil con España Diario! Pincha aquí, TE ESPERAMOS!

Ha explicado que España tiene ahora un horizonte «mucho más claro» porque «tenemos una vacuna, y esto es un cambio muy importante. La estamos viendo en acción, vemos cómo funciona en la vida real. Yo lo veo mucho más positivamente».

Aun así, ha querido ser cauta y ha advertido que aunque la situación pueda mejorar en las próximas semanas, todavía quedan «algunos meses por delante, y todo depende de las dosis de vacuna que nos lleguen».

En ese sentido, del Val ha puesto una nota negativa y es que no cree que la tan ansiada 'normalidad' vaya a volver este 2021, ya que aunque a finales de año haya gente vacunada, todavía podrán seguir transmitiendo la enfermedad, por lo que hasta que no esté todo el mundo vacunado o la incidencia del virus prácticamente desaparezca será difícil volver a la vida de antes. 

La cuarta ola en Semana Santa

Hace varias semanas, la científica ya adelantó que la cuarta ola del coronavirus en España se iniciaría alrededor de la Semana Santa, y los datos le están dando la razón. Una semana antes de que comiencen las fiestas, la incidencia acumula cuatro informes consecutivos subiendo, y este mismo miércoles ha subido en todas las comunidades excepto en Aragón y Andalucía. 

Del Val ha explicado que no era difícil verlo porque «en cuanto se habla de desescalada, unas semanas después empiezan a subir los casos». «Le pido a la gente que se dé cuenta de eso, que seguimos siendo muchos vulnerables. Espero que gradualmente, cuanto más se retrase la siguiente subida, si la logramos hacer menos empinada, menos personas mayores entrarán en la UCI y habrá menos casos graves, menos muertos», ha añadido. 

En ese sentido, la científica ha admitido que no sabe cómo será esta cuarta ola, pero que espera que se parezca a la que se inició en verano, porque entonces la edad media de las personas infectadas bajó muchísimo, lo que permitió mantener los sistemas sanitarios más descongestionados y tener menos cifras de muertos: «Ojalá sea así porque los mayores estén protegidos por las vacunas».

Turistas en España

Por último, del Val ha comentado una de las mayores polémicas de las últimas semanas respecto con el virus: las imágenes de decenas de turistas de fiesta por Madrid. La científica ha lamentado esas imágenes, pero cree que se están permitiendo porque España es un país eminentemente turístico y «no queremos cortar el turismo, nos da mucho miedo pensar que estamos cerrando y va a ser para siempre».

De hecho, Isabel Díaz Ayuso ha insistido en varias ocasiones en que ella y su gobierno son partidarios de no cerrar, y de hecho no ha llegado a cerrar los comercios y la hostelería como sí han hecho todas las demás comunidades. Eso es lo que, precisamente, está potenciando el deseo de turistas extranjeros a venir a Madrid, ya que en el resto de España y en sus países de origen la mayoría de actividades están prohibidas. 

La científica ha querido remarcar que «no nos damos cuenta de que esta cultura, paisajes, historia... sigue siendo atractiva y no tenemos que apostar por ponernos en riesgo», y ha asegurado que si España fuese un país más industrial o tecnológico, no le temblaría la mano para cortar de raíz la llegada de turistas.