Pablo Iglesias con mascarilla recibiendo el saludo militar del Rey Felipe VI

Mandos retirados del Ejército lanzan una advertencia al Rey Felipe por el Gobierno

73 generales y coroneles jubilados acusan al Gobierno de amenazar la «unidad nacional»

Un total de 73 generales y coroneles retirados del Ejército han dirigido una carta al rey Felipe VI que ha provocado un cisma político y social.

En la misiva, los mandos jubilados han escrito una carta en la que señala al Gobierno formado por PSOE y Unidas Podemos de provocar «una situación de deterioro en la que la cohesión nacional corre graves riesgos tanto en su vertiente política como económica y social».

Mandos retirados del Ejército acusan al Gobierno de amenazar la unidad nacional

logo YoutubeLos mejores directos y vídeos de la red en el Youtube de España Diario. No esperes más, pincha aquí y síguenos gratis. ¡TE ESPERAMOS!

En la carta publicada por 'El País', los mandos retirados del Ejército han tachado al actual Gobierno de coalición de ser un «gobierno social-comunista apoyado por filoetarras e independentistas», al que también acusan de amenazar la «unidad nacional».

Se trata de un discurso muy vinculado a Vox que ha provocado un gran malestar político y social, puesto que a través de este texto se vuelve a poner el foco de atención sobre la relación del Ejército con la ultraderecha política.

Fuentes del Ministerio de Defensa han asegurado a la Cadena SER que al único a quien perjudica esta carta es al rey, a quien los firmantes quieren hacer cómplice con un discurso que invita a la rebelión y desafía la democracia.

Por este motivo, desde el Gobierno han querido defender a las Fuerzas del Estado asegurando que «entre los activos del Ejército la carta no ha tenido ningún seguimiento».

Según estas fuentes, los firmantes intentaron contar con el apoyo de militares en activo pero sin ningún tipo de resultado.

¿Quiénes son los firmantes de la carta  dirigida a Felipe VI?

En la carta dirigida hacia Felipe VI, un total de 73 mandos del Ejército de Tierra arremeten contra el Gobierno y muestran su lealtad hacia el rey y la Patria.

Entre los firmantes, encontramos a reconocidos generales y coroneles retirados, entre ellos:

  • El teniente general, José María Fernández-Bastarreche, Mando de Personal del Ejército de Tierra.
  • Los generales de división, Ángel Gil Barberá y Francisco Fernández Sánchez, que fue comandante general de Melilla.
  • El general de brigada Pedro María Andreu Gallardo, que dirigía el Mando de Operaciones Especiales (MOE) cuando se produjo el asalto al islote de Perejil (2002).
  • El también general Manuel Silos Pavón, exjefe del Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil.

La lista la completan otros altos cargos retirados, prácticamente la mitad de los componentes aún vivos de la XXIII promoción de la Academia General Militar (AGM), que ingresaron en la academia en 1964 y superan los 70 años de edad

Sin embargo, cabe destacar la ausencia de los tres primeros tenientes generales de la promoción: Manuel Bretón, Rafael Barbudo y Pedro Pitarch, que no figuran como firmantes en la misiva al rey.

Las reacciones a la carta de los mandos retirados del Ejército

La carta de los mandos retirados del Ejército de Tierra se produce pocos días después de que se conociera una misiva similar de jefes jubilados del Ejército del Aire.

Ambas cartas han estado envueltas bajo la polémica, puesto que los firmantes se han sumado a la misiva como militares y no como ciudadanos.

Si bien es cierto que son miembros del Ejército retirados con plena libertad para expresarse al haber recuperado todos sus derechos como ciudadanos, los firmantes han dejado constancia de su cargo militar junto a su nombre.

«Actitudes como esta solo sirven para que la opinión pública identifique a las Fuerzas Armadas con un partido político concreto y nada hace más daño a su imagen que eso», han advertido expertos militares a 'El País'.

El Foro Milicia y Democracia (FMD) también ha criticado que estos mandos pretendan representar a la totalidad de miembros retirados del Ejército asumiendo el discurso político de Vox. «Algo así sería impensable en Francia, Reino Unido o Alemania», sostiene.