Tedros Adhanom Ghebreyesus, director general de la OMS

Nuevo aviso de la OMS para los próximos días: Lo que hay que evitar en Navidad

El organismo internacional sigue la línea de la mayoría de administraciones estatales y locales

La OMS (Organización Mundial de la Salud) ha reconocido este lunes, 30 de noviembre, que los casos diarios que se reportan en todo el mundo por nuevos casos de Covid-19 están bajando por primera vez desde septiembre, cuando comenzó la segunda ola en algunos países, entre ellos España. 

A pesar de todo, su director general, Tedros Adhanom Ghebreyesus, ha alertado que el mundo no puede relajarse ahora que llega la Navidad y ha pedido que se eviten las grandes reuniones familiares y las fiestas en sitios concurridos para poder estabilizar la situación y que enero no signifique una nueva ola de contagios. La mayoría de países, especialmente en Europa, todavía están bajando sus casos de la segunda ola, por lo que quedan aún muchas semanas para poder decir que se ha superado. Una tercera ola ahora, aseguran muchos expertos, sería mucho peor que la segunda. 

«Es recomendable celebrar en casa, evitar reuniones con gente de fuera de ella, y si hay encuentros, preferiblemente deben ser en el exterior, con distanciamiento físico y llevando mascarilla», ha aconsejado Tedros en rueda de prensa donde ha comentado los datos de Covid-19 en todo el mundo. «Todos tenemos que preguntarnos si en estas circunstancias es preciso viajar, si es realmente necesario, pues este es el momento de quedarse en casa y seguro», ha señalado. 

emoji regaloGRAN SORTEO ESPAÑA DIARIO: ¡Gana un vale de 100€ para gastar en Zara y todas las tiendas Inditex (Stradivarius, Pull&Bear, Bershka,...)! ¿A que esperas? ¡Participa ya al sorteo, es gratis! PINCHA AQUÍ y apúntate. ¡Es muy fácil!

El director de la OMS cree que es una buena noticia que se haya logrado reducir la expansión de la pandemia después de dos meses de aumento constantes y ha puesto de manifiesto que la bajada de casos en Europa ha jugado un gran papel en este descenso generalizado en todo el mundo. Aun así, ha recalcado que «lo ganado puede perderse fácilmente» y que «no es el momento de complacencia, especialmente ahora que se acercan las vacaciones en muchos países».

Tedros ha insistido en el hecho de que estas fiestas tendrán que ser diferentes, pero eso no significa que no se puedan celebrar. Entiende que en Navidad, uno de los aspectos más esperados por la población es la posibilidad de juntarse con familiares y amigos y celebrar grandes comilonas, pero que ahora es el momento de tener en cuentas «los riesgos que corremos con nuestras decisiones». 

Evitar aglomeraciones y centros comerciales

En ese sentido, la OMS se pone de parte de aquellos expertos y científicos que ya han alertado de que las Navidades podrían convertirse en un cóctel explosivo que desate una tercera ola a partir de enero, la tercera en Europa cuando aún no se ha recuperado de la primera, lo que supondría un duro golpe a los sistemas sanitarios de cada país y que está por ver si se lograría evitar el colapso de los hospitales. 

Además, Tedros ha recomendado también evitar los sitios concurridos y las grandes aglomeraciones, como las que se han podido ver este fin de semana en España, como centros comerciales. Para las personas que sí vayan a viajar estas Navidades, Tedros ha insistido en mantener las medidas de seguridad que se han impuesto hasta ahora, como llevar la mascarilla en cualquier sitio público y lavarse las manos con frecuencia.

Sobre la llegada de las vacunas, Tedros Adhanom ha reconocido que es una buena noticia, pero que todavía faltan muchos meses para que sean una garantía y que primero se facilitará a los grupos de riesgo. Eso significa que hay que seguir teniendo cuidado en Navidad, porque las personas más vulnerables, como los mayores o enfermos, todavía corren mucho riesgo con el Covid-19. «Sabemos que tarde o temprano habrá seguridad, la pandemia acabará y todos tenemos un papel que jugar en su final», concluyó Tedros, pidiendo de nuevo responsabilidad ciudadana y prudencia para celebrar las fiestas.