Foto de Maksym Kagal

Maksym, el deportista campeón del mundo que ha muerto en la guerra de Ucrania

El boxeador participaba en la defensa de Mariupol como parte del Batallón Azov, de orientación neonazi

La guerra de Ucrania está dejando un reguero de sangre con decenas de miles de militares muertos y más de un millar de víctimas civiles.

🔊 Si lo prefieres escucha la noticia. Pincha en el play:

Entre los fallecidos hay también artistas, intelectuales y deportistas que se unieron a la defensa de su país. El último en caer ha sido Maksym Kagal, campeón de kickboxing.

El boxeador de 30 años formaba parte del Batallón Azov, una de las unidades más polémicas de las fuerzas armadas ucranianas. Se trata de una milicia de extrema derecha con un gran protagonismo en la defensa de algunas ciudades. Maksym, miembro de este batallón neonazi, participaba en la defensa de Mariupol.

Mariupol ha sido precisamente una de las ciudades más castigadas por el ejército ruso desde el inicio de la invasión. Ucranianos y rusos llevan semanas librando una lucha sin cuartel en este enclave fundamental para el control del sur del país. Allí es donde ha perdido la vida este famoso boxeador.

Se unió al batallón neonazi

Maksym Kagal se proclamó campeón mundial de kickboxing en 2014, el mismo año que estalló la guerra del Donbass. Este joven convertido en un referente deportivo en su país se posicionó claramente contra los rusos en el inicio del conflicto. Sus posiciones radicales le llevaron a entrar en el Batallón Azov.

Foto de Maksym Kagal
Maksym Kagal, campeón mundial de kickboxing | Cedida

Como miembro de esta unidad paramilitar integrada en las fuerzas armadas ucranianas, Kagal se unió a la defensa de Mariupol. Hace tres días murió durante un ataque ruso, tal y como publicó su entrenador Oleh Skyrta. “Mataron a Maksym defendiendo la ciudad de Mariupol, como parte de las Fuerzas Especiales Azov.

Su entrenador recuerda que fue “el primer campeón mundial de kickboxing de nuestro club y el primer campeón mundial en nuestra ciudad, Kremenchug”. El fallecido también fue el primer campeón mundial de kickboxing como parte del equipo nacional de Ucrania. Sus conocidos han hecho un elogio de su figura.

Elogios en su país

Skyrta le ha definido como “una persona decente y honesta”, y ha prometido venganza en un mensaje en redes sociales. “Duerme bien hermano, moriste aquí en la tierra, pero vengaremos tu muerte”. Kagal era boxeador, pero también un apasionado del fútbol y del rugby, deportes que además practicaba.

▶️ ¡Will Smith agrede al presentador de la gala de los Oscar!

El anuncio de la muerte de Kagal ha provocado una avalancha de reacciones entre sus conocidos. Además, muchos han enviado mensajes de apoyo a la familia y han ensalzado su figura como deportista y como “patriota”. La parlamentaria Oleksandra Ustinova también le ha dedicado un mensaje en Twitter.

La política conservadora ha destacado que Kagal, de 30 años, “optó por defender a su país por encima de la carrera deportiva”. “Gloria a los héroes de Ucrania”, ha añadido en un alarde de patriotismo en horas tan aciagas para su país. A la muerte de Kagal se une la de otros deportistas como los futbolistas Sapylo y Martynenko, y el atleta Malyshev.

Qué es el Batallón Azov

El Batallón Azov ha sido una de las unidades más aguerridas en la defensa de Ucrania frente a la invasión rusa. Nació como una milicia de voluntarios de extrema derecha y se incorporó al Ejército Nacional en 2014, a raíz de la crisis de Crimea. Ganó protagonismo durante la guerra del Donbás estos últimos años.

Montaje con foto de Maksym Kagal
El boxeador ha muerto en la defensa de Mariupol | España Diario

El regimiento neonazi promueve el nacionalismo ucraniano y antiruso a través de su doble naturaleza política y militar. Como tal, dispone de una Milicia Nacional (grupo militar) y del Cuerpo Nacional (grupo político). Reivindican la figura de Stepan Bandera, líder ucraniano que apoyó a los nazis durante la segunda guerra mundial.

El Batallón Azov se reivindica como grupo patriota, siendo en realidad enemigos declarados de la democracia y simpatizantes del nazismo. Su presencia en las fuerzas armadas nacionales supone uno de los grandes problemas de imagen del régimen de Zelenski. El batallón está sufriendo muchas bajas, como la de Maksym.