Lucía Moreno tumbada en la cama de un hospital

Lucía, de 19 años, pide ayuda a todos los españoles: 'No puedo más'

Esta joven sufre una enfermedad que le provoca dolores insoportables y que le imposibilita llevar una vida como cualquier otra chica de su edad

Lucía Moreno es una joven de 19 años que padece Distrofia Simpático Refleja, una enfermedad muy poco común que le provoca unos dolores insoportables y por la que necesita urgentemente dinero para poder operarse. 

La valenciana creció con normalidad, como cualquier otra niña, pero a los 11 años su vida dio un giro de 180 grados. Sufrió una caída en el colegio que acabó desencadenando en una patología muy dolorosa: el síndrome del dolor regional complejo, popularmente conocido como la enfermedad del suicidio. 

logo Twitter¿Aún no nos sigues en Twitter? ¿A que esperas? 📲Tus noticias preferidas al momento en el móvil con España Diario! Pincha aquí, TE ESPERAMOS!

Se trata de una enfermedad que le provoca un dolor muy fuerte por todo el cuerpo a las personas que lo sufren, especialmente en la parte de las extremidades y que, desgraciadamente, todavía no tiene cura. 

Esta joven lleva la mitad de su vida sufriendo unos insoportables dolores que le imposibilitan hacer una vida como cualquier otra persona de su edad.

Así lo ha relatado ella misma en un vídeo en el que ha explicado su historia, cómo se siente, y con el que ha pedido ayuda para poder hacerle frente al elevado coste que tiene el tratamiento que necesita para minimizar los síntomas del síndrome que padece. «No puedo más, esta enfermedad me ha robado la infancia y la adolescencia».

¿Aún no nos sigues en Telegram, la nueva mensajería de moda? ¿A que esperas? Tus noticias preferidas al momento en el móvil y gratis! Pincha aquí, TE ESPERAMOS!

Tratamiento en Estados Unidos

Pese a que no existe ningún remedio que le ponga fin a este síndrome, sí que existe un tratamiento que puede minimizar los síntomas y hacer que Lucía pueda tener una vida más o menos normal.

La única esperanza que le queda a Lucía para tener una vida lo más normal posible es viajar hasta Arkansas, Estados Unidos, y allí someterse el próximo verano a un tratamiento que tiene una duración media de entre 14 y 20 semanas, aunque podría alargarse más por la gravedad de su caso.  

«Esto que tiene no es vida, es una tortura. Lo hemos intentado todo. Si le dicen la enfermedad del suicida es por algo. Tenemos que intentarlo todo para que mi hija pueda vivir», ha señalado su madre en una entrevista con 'Nius'.

Se trata de un procedimiento con el que los doctores tratan de restablecer el sistema nervioso central, lo que reduce el dolor y aumenta la movilidad en muchos pacientes con esta disfunción cerebral. 

Campaña de recaudación

Sin embargo, para poder llevarlo a cabo necesita 70.000 euros, una desorbitada cantidad de dinero que no tiene. Por este motivo, ella y sus padres han solicitado la ayuda de la ciudadanía y han creado una campaña de recaudación para hacerle frente a los elevados gastos. 

«Durante diez años, Lucía ha sufrido de una tortura que no termina: tiene dolores todos los días, día y noche y todas las semanas» han relatado sus progenitores. «¿Os imagináis vivir así?». 

«Lucía ha perdido su vida tumbada todo el día, chillando y llorando a causa del dolor, insomnio y tomando medicamentos que no debería tomar un niño. Necesitamos tu ayuda para cambiarle la vida a nuestra hija». 

Todas las personas que quieran ayudar a Lucía se pueden poner en contacto con ella a través de sus redes sociales o pueden donar dinero en la campaña de recaudación que han abierto en GoFundMe

De esta forma, la joven no solo podría llevar una vida como cualquier otra chica de su edad, sino que, además, también podría seguir luchando por su sueño de ser periodista.

A pesar de los graves síntomas que sufre a causa de su enfermedad y que siempre ha tenido que estudiar desde casa porque el dolor es tan grande que le ha impedido ir a la escuela, la valenciana ha conseguido sacarse hasta el título del bachillerato y ahora su deseo es poder matricularse en la universidad y seguir formándose.