Pasajeros con mascarillas en una estación de Hamburgo.

El aviso que lanzan científicos chinos: El coronavirus regresará cada año

Ante la imposibilidad de erradicar el virus hay que esforzarse en las medidas de prevención y encontrar cuanto antes una vacuna

Se van confirmando los temores que desde hace ya varias semanas anuncian los expertos en epidemias, y es que el coronavirus ha llegado para quedarse. La afirmación más rotunda llega desde el  Instituto de Biología de Patógenos de China, donde aseguran que conviviremos con la enfermedad causada por el SARS-CoV-2 durante mucho tiempo.

Tal y como preveían los epidemiólogos desde hace semanas, el coronavirus que causa la Covid-19no podrá erradicarse y se convertirá en una patógeno que probablemente volverá a oleadas como lo hace la gripe estacional. Los expertos dan por hecho que, a menos que se tenga bajo control a nivel mundial, la enfermedad asumirá una naturaleza estacional.

A corto y medio plazo, eso implica que las autoridades sanitarias y los gobiernos deberán estar muy pendientes de una posible segunda oleada  que puede llegar en los meses de  otoño. A la espera de una vacuna efectiva y extensible al máximo de población posible, la prioridad es  evitar nuevos contagios  y mantener preparado un buen sistema asistencial.

El gran problema con el que se están encontrando los científicos con el  SARS-CoV-2  es que a diferencia de otros parientes suyos como el SARS este produce infecciones asintomáticas que dificulta la detección de los contagiados y favorece la propagación. En aquel caso, hace 17 años, el virus pudo erradicarse mediante un sistema de vigilancia epidemiológica. 

En este instituto biológico chino recuerdan que con el SARS las personas infectadas mostraban síntomas evidentes que permitía detectarlos y ponerlos en cuarentena para cortar la propagación del virus, algo que no es posible con el Coronavirus actual, ya que semanas después de dar por terminada la epidemia en China siguen apareciendo asintomáticos.

Por eso, según Jin Qi, «es muy probable que se trate de una epidemia que coexista con los humanos  durante mucho tiempo, que se vuelva estacional y se mantenga en los cuerpos humanos». Además, este científico no confía demasiado en la teoría de que las altas temperaturas disminuirán los contagios: «El virus es sensible al calor, pero le afecta cuando está expuesto a 56 grados durante 30 minutos, y el clima nunca va a calentarse tanto».

Por eso recomiendo no tener tanto en cuenta estos factores y centrarse más en las medidas de prevención. En cuanto al distanciamiento social, un estudio de la Universidad de Harvard calculó que este tipo de medidas deberán prolongarse como mínimo hasta 2022 ya que mantener el distanciamiento social solo durante un tiempo no funcionará.

Una vez que se ha asumido que muy probablemente el Coronavirus causante de la  Covid-19  no puede erradicarse, todos los esfuerzos deben ir en tres direcciones: reforzar las medidas de prevención siendo muy cautos a la hora de  levantar el confinamiento, encontrar lo más rápido posible un tratamiento eficaz para los pacientes del Covid-19, y dar con una vacuna que permita inmunizar al máximo de población posible, con especial atención a los grupos de riesgo.