Pedro Sánchez durante la primera sesión de investidura en el Congreso de los Diputados, Madrid, el sábado, 4 de enero de 2020

Urgente: La decisión de Pedro Sánchez que pone en riesgo el verano en España

El Gobierno no quiere tomar las mismas medidas que otros países europeos

Des del inicio de la pandemia en suelo europeo, con su entrada por Italia, el gobierno español fue adoptando diferentes medidas casi como un calco perfecto a lo que hacía el ejecutivo transalpino, aunque una semana más tarde. 

El ejecutivo de Pedro Sánchez da por casi seguro que el coronavirus entró a nuestro país a trvaés de los muchos vuelos que conectan con  Italia, por eso que decidieran seguir una estrategia muy similar. Con contactos permanentes entre los dos gabinetes, eso era así hasta que en los últimos días el gobierno de Giuseppe Conte anunció que permitiría la  entrada el próximo 3 de junio a los turistas europeos.

Pero esa no sería la intención de Pedro Sánchez. Y es que según explica 'El País',  España no tiene fecha para abrir sus fronteras al turismo extranjero  ni para eliminar, por el momento, la cuarentena de dos semanas a quién llegan des del extranjero. 

Priorizar la sanidad a las presiones económicas

Tanto España como Italia son dos países en los que el sector turístico tiene un importante peso en su PIB nacional. Fuentes de Moncloa admiten que ha habido presiones para la reapertura. Pese a ello: «Estamos optando por la prudencia. Ellos están asumiendo un riesgo muy alto. En el turismo te la juegas en la reputación. Nosotros queremos volver a ser un destino seguro», comentan estas fuentes al medio citado dejando clara que la prioridad es evitar un rebrote

«No tiene sentido jugársela por unas semanas más. Nosotros tenemos nuestro plan de desescalada y lo vamos a mantener», comentan des del gobierno. Está siendo el propio presidente quién está encabezando está cautela y quién pide primar los criterios científicos a los económicos. 

Pedro Sánchez ha tenido que soportar presiones de miembros de su propio gabinete, que le hacían llegar la gran preocupación de muchos empresarios. Estas, pero, recibirían siempre la misma respuesta: mejor ir despacio que cometer algún error. 

El gobierno español también estaría recibiendo  mensajes de otros gobiernos europeos. Y es que hay decenas de ingleses, franceses, belgas o alemanes que quieren volver cuánto antes a sus residencias habituales. 

En este sentido, la intención del ejecutivo es también clara: «Si hay un problema en Mallorca o en Alicante o en Málaga o en Madrid, no lo va a resolver el Gobierno alemán o el francés o el inglés. Es nuestro». Y un miembro del gabinete añade: «Nadie entendería que un español no pueda ir a ver a su madre en Galicia mientras un alemán puede ir a su casa en Mallorca. Eso no va a pasar».