El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el vicepresidente Pablo Iglesias, en Moncloa

El Gobierno aprueba una nueva ayuda de 300 millones de euros a partir de ya

Se pone en marcha un ambicioso plan de recuperación para reflotar uno de los sectores más golpeados por la crisis

El plan del Gobierno para la recuperación económica ya se ha puesto en marcha y tiene varios frentes, desde las prestaciones para paliar los efectos de las crisis hasta ayudas para fomentar el consumo, y en esta línea se acaba de aprobar una nueva aportación de  300 millones de euros para incentivar la  compra de coches de todas las tecnologías.

Este paquete de ayudas, que se repartirán a partir del 16 de junio, forman parte del plan del Gobierno para salvar la industria automovilística, que ha sido una de las más castigadas por la crisis económica derivada de la emergencia sanitaria del Coronavirus y el confinamiento y la paralización de la actividad económica en España.

En ese sentido, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, anunció hace unos días el plan del Gobierno para asistir a ese sector y aunque todavía se tienen que cerrar algunos flecos, ya sabemos que se trata de un plan con seis líneas maestras entre las que figura la puesta en marcha de  ayudas a la compra.

Junto a la revisión de la fiscalidad aplicada al automóvil para premiar a los vehículos menos contaminantes, el Gobierno prevé aprobar una partida de 300 millones de euros para impulsar la venta de vehículos en la que, además de coches eléctricos, habrá descuentos para vehículos diésel y gasolina, y ayudas para comerciales, autobuses e industriales. 

Esta era una de las iniciativas que el sector automovilístico estaba pidiendo a gritos desde hace tiempo, más inclusive tras las caídas de más del 70% que se registraron en las últimas matriculaciones y que certificaron la situación límite en la que se encuentran los fabricantes.

En un primer momento se quería aprovechar este plan de rescate a la automoción para avanzar en el proyecto de descarbonización de España, y para ello se reservaron 65 millones de euros destinados a descuentos aplicados a la compra de coches eléctricos, en el marco del programa Plan Moves 2.

Ahora ha trascendido que el plan de rescate que prevé el Gobierno incluye descuentos para todas las tecnologías, aunque la prioridad sigue siendo reducir las emisiones derivadas del tráfico. En todo caso, el objetivo último es compatibilizar el ámbito ecológico con la recuperación del sector.

Un crédito extraordinario

Por eso el presidente del Gobierno avanzó que este plan de impulso a la automoción se pondría en marcha lo antes posible. Aún no hay fecha oficial, pero todo los rumores apuntan que el Consejo de Ministros podría aprobar el plan definitivo el 16 de junio.

Será entonces cuando se conocerá la  letra pequeña de este paquete de ayuda en el que, aunque incluye todas las tecnologías, posiblemente contenga una variación en la cuantía  en función de las emisiones como ya se hace, por ejemplo, con el impuesto de matriculación.

Así mismo, también se especula con que el sector tendría que hacer el esfuerzo de  apoyar la medida con una cantidad equivalente a la que finalmente apruebe el Gobierno. Muchos se preguntan ahora de dónde saldrá todo este dinero, algo que el Ejecutivo prevé solucionar con un crédito extraordinario  que tendrá que ser avalado por el ministerio de Hacienda.