Un hombre sujeta un maletín y una mascarilla

El Gobierno aclara si los españoles nos podremos ir de vacaciones en verano

El ministerio de Turismo confía en la velocidad de la campaña de vacunación para entrar en verano con mejores perspectivas

La superación de la primera ola y la apertura de las fronteras llevaron a un momento de euforia en junio de 2020 en España. Pero la aparición de los rebrotes no tardó en frustrar todas las esperanzas. El sector turístico vivió la peor temporada que se recuerda, y muchos españoles se quedaron sin poder viajar por las restricciones de otros países.

Parecía que el verano de 2021 iba a ser el momento de la vuelta a la normalidad, pero el repunte de los contagios tras las vacaciones de Navidad vuelve a sembrar dudas. Y los españoles se preguntan si podrán ir de vacaciones de verano este año.

El Gobierno se ha pronunciado por primera vez de forma clara sobre esta cuestión. La ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, ha confiado en la celeridad de las vacunas para lograr la inmunidad de rebaño antes del verano. Si esto sucede, está segura de que se podrá salvar la campaña turística en 2021.

«Si aceleramos los planes de vacunación podemos conseguir esta inmunidad antes de lo previsto, y se darán las garantías para que se reduzcan las prohibiciones de movilidad y podemos encarar el verano con más optimismo», ha dicho la ministra, que también ha avanzado que la Semana Santa será un momento clave.

Por entonces «veremos si somos capaces de activar la movilidad, si no es internacional al menos sí dentro del territorio español, lo que sin duda sería un punto de partida en la recuperación del turismo», ha dicho la ministra. La Semana Santa 2021 será del 28 de marzo al 3 de abril, y el Gobierno tiene un plan especial para llegar en condiciones a esas fechas.

La solución del Gobierno de Pedro Sánchez no pasa por el confinamiento domiciliario, tal y como piden los médicos, los expertos y varias comunidades autónomas, sino medidas acordadas en el Consejo Interterritorial de Sanidad. En concreto, se planea un confinamiento perimetral en todas las comunidades y avanzar el toque de queda a las 20.00 desde ahora hasta la Semana Santa. El consejo se reunirá el miércoles para tomar una decisión.

Acelerar la vacunación

La idea del ministerio de Turismo es que si esas medidas funcionan y se consigue reactivar el turismo nacional durante la Semana Santa, se abrirán mejores perspectivas de cara al verano. Pero lo que marcará la situación de los meses de verano será la campaña de vacunación, y el ritmo con el que se pueda conseguir una inmunidad de rebaño suficiente como para suprimir las restricciones para viajar.

El ministro Salvador Illa anunció en diciembre que a las puertas del verano estaría vacunada la mayoría de la población en España. Pero el inicio de la campaña de vacunación se ha visto entorpecido por la tercera oleada de contagios, que resta capacidad para inyectar las dosis. En ese sentido, la ministra ha asegurado que el Gobierno trabajará con las comunidades autónomas y el sector para hacer posible el avance de la campaña de vacunación.

Certificado europeo de vacunación

La ministra también confía en el impacto positivo que pueda tener el certificado común de vacunación en el marco de la Unión Europea. Este certificado permitirá saber quién se ha vacunado o ha pasado el coronavirus y, por lo tanto, tiene inmunidad. Algo que, según Reyes Maroto, «dará seguridad a los viajes y las medidas para garantizar la movilidad segura».

La propuesta viene respaldada por otros países y por la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, que confía en que este certificado favorecerá la recuperación. En cambio, la OMS no ve esta medida con buenos ojos, ni tampoco el pasaporte Covid. Por el contrario, anima a los gobiernos a tomar medidas coordinadas y basadas en pruebas científicas.

Restricciones para viajar

Las palabras de la ministra arrojan algo de esperanza en un panorama que ahora puede parecer bastante negro. España, como la mayoría de países del entorno, mantiene la obligación de presentar una prueba PCR negativa con un máximo de 72 horas. Eso hace desistir a la mayoría de los viajeros, que prefieren quedarse en casa y no correr riesgos.

España ha restringido la entrada a la mayoría de los viajeros de fuera de la Unión Europea, la zona Schengen, el Reino Unido y países con acuerdos bilaterales de aceptación de viajeros. Los viajeros que lleguen de países de alto riesgo deben presentar un certificado médico que acredite el resultado negativo por Covid-19.

Una situación similar es la que viven el resto de países. Los expertos en viajes aseguran que esto cambiará las preferencias de los viajeros a corto y medio plazo, buscando otro tipo de vacaciones y de destinos. Pero si se cumplen los augurios de la ministra Reyes Maroto y la inmunidad de rebaño avanza rápidamente en los próximos meses, verano podría ser el punto de inflexión de la pandemia para volver, por fin, a la antigua normalidad.