Parte lateral de un coche de la Policía Nacional

Se hace pasar por agente en 'misión secreta' para saltarse el toque de queda en España

El director del hostal le denunció por su actitud extraña

Desde que llegó la pandemia del covid a España y con ella todas las restricciones que hasta día de hoy nos acompañan, han sido muchas personas las que han inventado las mil y una para tratar de saltarse estas nuevas normas impuestas por el Gobierno y las comunidades.

Al inicio del confinamiento de primavera fueron varios los casos que se dieron de personas que trataban de salir a la calle, cuando no se podía, intentando pasear a mascotas tales como cabras e incluso simulando llevar una mascota cuando en realidad era un peluche atado a una cuerda. Todo servía para intentar saltarse el aislamiento en casa.

Ahora no estamos bajo un confinamiento domiciliario tan estricto como el que ya vivimos, pero sin duda las medidas siguen siendo duras y en algunas zonas del país restringen bastante la movilidad y la posibilidad de salir de casa. Es por ello, que muchas personas se las vuelven a ingeniar para dar con la excusa perfecta en caso de ser pillados saltándose alguna de las nuevas normas.

Y esto precisamente ha sucedido en la localidad de Mérida. Un joven de 29 años ha acabado detenido por hacerse pasar por un agente secreto de policía para no tener que cumplir el toque de queda, una situación de lo más surrealista.

Muestra una placa de agente y dice que está en «misión secreta»

Al parecer el engaño del chico se conoció gracias a los empleados de un hostal en el que se alojaba. Según lo que se sabe del caso, el chico presentaba una «extraña actitud». Las personas encargadas del hostal han asegurado que después de ser informados del horario de apertura de sus servicios, adecuado al toque de queda, el joven les mostró una placa de policía.

Tras ello, les aseguró que estaba en plena «misión secreta», motivo por el cual, según sus palabras, no debía cumplir con ese toque de queda que hay impuesto en cada comunidad, pues su trabajo le hacía estar exento de cumplir con tal normativa.

En ese momento, al parecer, los encargados del hostal se extrañaron por su actitud y alertaron a las autoridades. Al llegar al lugar, los agentes procedieron a la identificación del hombre, después de haber comprobado que la placa que había mostrado en el local era falsa.

Tras ello pudieron comprobar que se trataba de un joven de 29 años y que ya tenía antecedentes previos por haber realizado actos similares, aunque no se ha especificado exactamente cuáles. Tras todo esto, el chico fue puesto a disposición de la autoridad judicial por un delito de usurpación de funciones públicas.

Un español provoca un confinamiento en Australia

Otra historia surrealista que también ha protagonizado un español, aunque esta vez en Australia. La ciudad de Adelaida, en el país, sufre actualmente uno de los confinamientos más estrictos de su territorio y la culpa es en parte de un ciudadano español.

Un hombre de 36 años habría mentido a las autoridades del país cuando investigaban un brote en la mencionada localidad, cosa que provocó que no pudieran rastrearse todos los posibles contagios y estos, por lo tanto, aumentaran. 

Lo que sucedió fue que el hombre dio positivo en coronavirus, y los investigadores llegaron a la conclusión de que se había contagiado al comprar en una pizzería. El hombre, sin embargo, no informó de que no era así, sino que él era trabajador de dicho local, ayudante de cocina. Tampoco informó de que es vigilante de un hotel, en el que podría haber contagiado a más personas.

Sin esta información, los investigadores estaban desubicados, pues no lograban dar con el origen real de los contagios y se decretó un confinamiento que afectó a 1,7 millones de personas. Tras conocerse los datos reales, después de una semana, este fue anulado.


Comentarios