España de luto: Fallece de forma inesperada a los 41 el empresario Javier Rigau

El fallecido fue uno de los fundadores en 2014 del fondo de capital de riesgo Abac Capital con sede en Barcelona

Empresario en un fondo de capital de riesgo en España
Javier Rigau era uno de los líderes de los fondos de capital de riesgo en España | Apax

Luto en el mundo empresarial. El domingo 26 de julio a primera hora de la tarde falleció en un trágico accidente de coche el financiero Javier Rigau con tan solo 41 años. El empresario deja huérfanos a familiares y amigos, pero también a la firma de inversión Abac Capital, que pierde a uno de sus socios fundadores.

Javier Rigau murió en un accidente tras la colisión frontal de su vehículo con otro cerca de la localidad gerundense de Ger, en la Baja Cerdaña. Rigau era uno de los fundadores de Abac Capital, fondo de capital de riesgo que montó con su compañeros Oriol Pinya y Borja Martínez de la Rosa en el año 2014.

Con ellos había compartido etapa en Apax Partners antes de que el gigante reformulara su estrategia para operar en la península. Licenciado en Administración de Empresas por ESADE y MBA por Harvard University School, el financiero catalán acumulaba ya un destacado bagaje profesional en la industria del capital de riesgo donde debutó en Granville Baird.

Javier no era el único Rigau vinculado al mundo de los fondos de capital de riesgo. También con Barcelona como centro operativo, su hermano José María es socio fundador de Endurance, un fondo especializado en el rescate de empresas.

Conmoción en el sector

La trágica noticia ha causado una verdadera conmoción entre sus socios y amigos Oriol Pinya y Borja Martínez de la Rosa. También al resto del equipo de Abac Capital, al que se había sumado como cuarto socio Federico Conchillo procedente de PAI Partners el año pasado, tras el crecimiento de la gestora.

Todos los testimonios de quienes trataron con Javier por cuestiones de trabajo coinciden en señalar su carácter afable y generoso, un perfil alejado del estereotipo que se atribuye a los profesionales del capital de riesgo. Su muerte llega demasiado pronto y su pérdida deja huérfano a familiares, amigos, socios y conocidos del sector.


Comentarios

envía el comentario