Nacho Basurto preparando un plato acompañado de un ayudante de cocina

Pierde la vida y a los 53 el cocinero Nacho Basurto, referente en España

Cantabria pierde a uno de los mejores cocineros de la región

Nacho Basurto, reconocido cocinero cántabro, falleció este jueves a la edad de 53 años tras una grave enfermedad. Basurto era uno de los grandes referentes de la gastronomía de la región, además de ser muy admirado por sus compañeros de profesión y clientes. El chef ha sido uno de los cocineros con más talento creativo en el panorama de Cantabria, además de ser un gran defensor del producto de proximidad. En sus últimos años de profesional, el cocinero estuvo al mando de Asubio Gastro en Santander.

El cántabro debía su afición a la cocina a sus padres. Su madre es una buena cocinera y desde niño vivió la hostelería en el restaurante El Regato de las Anguilas. Cuando, en plena adolescencia, dijo a sus padres que no quería seguir la senda de los estudios reglados, le mandaron a El Molino, con Víctor Merino, «a aprender una profesión, o sea, sin cobrar».

emoji regaloGRAN SORTEO ESPAÑA DIARIO: ¡Gana un vale de 100€ para gastar en Zara y todas las tiendas Inditex (Stradivarius, Pull&Bear, Bershka,...)! ¿A que esperas? ¡Participa ya al sorteo, es gratis! PINCHA AQUÍ y apúntate. ¡Es muy fácil!

Basurto empezó su trayectoria en la cocina allá por 1983, cuando con 16 años se puso a trabajar como pinche en 'El Molino de Puente Arce', restaurante poseedor de una estrella Michelin. Tras su etapa inicial, pasó en 1986 a ser jefe de cocina al restaurante La Sardina, en Santander, que también era parte del Grupo Merino.

A finales de 1992, Basurto volvió al lugar donde se inició como cocinero, El Molino, donde trabajó como jefe de cocina hasta el año 1996. Basurto llegó para relevar a Jesús Sánchez, que por aquella época echó a andar su proyecto en Villaverde de Pontones, el Cenador de Amós de tres estrellas Michelin.

La Cúpula del Rhin marcó su carrera de cocinero

Tras esa etapa, Basurto fue a los 29 años jefe de cocina de La Cúpula del Rhin, un restaurante que marcó una etapa y que situó al chef en la vanguardia de la gastronomía regional. Tras la venta del negocio por parte de la propiedad, Basurto puso en marcha nuevos proyectos. En 2006 abrió la franquicia La Puchera, con cafetería, restaurante y tienda, y en 2007 fue director del restaurante Solar de Puebla, en Santa Cruz de Bezana, con una estrella Michelin.

Ya en 2007 y junto al cocinero Kike Pérez y el jefe de sala, Ramón López, cocineros con los que había coincidido en el Rhin y en el Solar, dirigió el restaurante La Hoya en Liaño de Villaescusa. Ya en junio de 2010 abrió Asubio, su último negocio, un referente de la gastronomía situado en la calle Daoiz y Velarde de Santander

Basurto recibió numerosos premios a lo largo de su vida profesional

Nacho Basurto pudo presumir de ser uno de los mejores cocineros de España en las últimas tres décadas. En su extensa lista de premios conseguidos están el de mejor cocinero joven nacional en 1986. Ya en 1991 recogió el premio al mejor restaurante nacional entregado por la revista La Buena Mesa; y en 1997 ganó en Madrid uno de los premios más importantes del momento, el campeonato nacional de jefes de cocina Tattinger, lo que le hizo poder acudir a la final europea celebrada en París en represntación de España.

En 2003 fue galardonado con el premio a la aplicación y desarrollo de nuevas tecnologías en la cocina al vacío en el marco del Congreso de Nuevas Tecnologías celebrado en Baqueira. Ya en 2004, el Gobierno cántabro le dio el Premio de Gastronomía de Cantabria por la promoción de su cocina en su región y fuera de ella. A su vez, Basurto dio a conocer la cocina de Cantabria y de España en eventos como Europalia 1985 (Bruselas), México (1992), Argelia (1993), Alemania (2000) o Shangai (2007).