Cuatro agentes de la policia nacional antidisturbios de espaldas

Fallece un antidisturbios de Policía Nacional a los 50 tras infectarse de Covid trabajando

Compañeros del policía reclaman una carencia de pruebas PCR tras la vuelta de la intervención

La pandemia ha dejado víctimas en todos los hogares españoles, sin hacer distinción de edad, sexo o status social. Si bien los que sufren mayor exposición, y por consiguiente riesgo, son aquellos que entran directamente en contacto con el virus, como los profesionales de la rama sanitaria, son muchos los trabajadores que se arriesgan a verse afectados por el virus.

Una de estas trágicas historias la ha vivido un policía de la V Unidad de Intervención Policial de Málaga. Antonio Jesús falleció por complicaciones médicas a causa del Covid tras su participación en el dispositivo activado para la crisis migratoria que sufre la comunidad Canaria.

A causa de la delicada situación migratoria que sufre el archipiélago, desde esta unidad de defensa del gobierno se han destinado numerosos grupos para lidiar con la situación y facilitar cualquier tipo de complicación que se pueda ocasionar. Si bien la decisión es peliaguda per se, desde el grupo de contención se ha reclamado la falta de medidas preventivas, por ejemplo, la carencia de pruebas PCR a los asistentes.

Las consecuencias

Desde el mismo cuerpo policial ya se han reclamado contagios a causa de las acciones de campo que ha realizado el operativo. Un hecho que entra en conflicto con una de las medidas determinadas por la Dirección General de la Policía, que reclama la realización de tests de antígenos una vez los agentes regresen a su destino.

Desde el organismo se relata la realización de pruebas al regresar a Málaga, en la que no se detectaron positivos. A pesar del resultado, a los dos días el policía fallecido estaba en situación crítica. El agente, que también se sometió a la prueba —cuyo resultado fue negativo— comenzó a presentar síntomas de Covid unas horas más tarde.

Dos compañeros que trabajaban con el afectado decidieron hacerse PCR por su cuenta y ambas dieron como resultado positivo. Los compañeros de Antonio denuncian la falta de disposición de medidas preventivas tras detectarse contagios en algunos miembros de la unidad. Por parte de la Dirección General de Policía se cuenta con un protocolo para actuar ante estos supuestos. Este señala que todas las personas en riesgo o exposición a la enfermedad deben someterse a pruebas para determinar su estado.

De hecho, el comunicado determina de forma pormenorizada que aquellas personas con un cometido o actividad que implique un riesgo superior, deben realizar el mismo tipo de pruebas.

Respuesta del gobierno

Desde el ministerio de Interior se sostiene la premisa de que los que responsables directos son los gobiernos autonómicos que han determinado un protocolo propio para cada caso. En él se recogen los diferentes requisitos a realizar, como por ejemplo el caso de la comunidad madrileña que determina obligatoriedad en las PCR, algo que no sucede para el resto de autonomías.

La situación de la pandemia parece avanzar hacia su extinción con medidas como el plan de prevención y vacunación, o los hallazgos científicos que permiten una mayor claridad sobre su tratamiento. Sobre todo teniendo en cuenta que patógeno ha mudado de forma radical hábitos y formas de celebración como se conocían hasta el momento.

Para todos han sido unas Navidades excepcionales, limitadas en desplazamiento, reunión o celebración. Aquellos actos multitudinarios han quedado relegados a pequeñas reuniones familiares, las fiestas que llenaban las calles de todas las localidades españolas hoy lucen desérticas y los allegados que pueden volver a verse tras un largo año separados por motivos dispares tendrán que reservar esas ganas para este nuevo año 2021. Todo ello se recuerda para que no tengan lugar más historias como la de Antonio Jesús, un trágico relato más de una mancha negra que parece no llegar a su fin.