Imagen desenfocada del interior de una guardería

La extraña desaparición de Amelia, una niña de 3 años, a las puertas del colegio

La pequeña desapareció en la salida de su colegio

Angustiosa situación la que vivieron unos padres españoles la tarde del miércoles, 28 de octubre. Los Mossos d'Esquadra informaron a través de sus redes sociales sobre la desaparición de Amèlia, una niña de solo tres años, a la salida de su escuela, en la localidad catalana de Calella. 

La pequeña es alumna del colegio El Far, y según las primeras informaciones, desapareció a la salida del colegio. La preocupación aumentó rápidamente porque algunos testigos aseguraron que un hombre podría haberse llevado a la niña, lo que llevó a los vecinos de la zona a empezar a especular. Según explicaron, el hombre tenía cabello rizado y llevaba una coleta. 

Tras ser recogida por este hombre, según los testigos, los padres llegaron al centro a recoger a la pequeña y no la encontraron, por lo que rápidamente se dio la voz de alarma y las redes sociales empezaron a hacer circular la información para encontrarla rápidamente. 

La Policía Local y los Mossos d'Esquadra comenzaron una búsqueda de la pequeña, que por suerte fue localizada pronto en la localidad vecina de Tordera, a unos 14 kilómetros, y en buen estado de salud.

El hombre se 'equivocó' de niña

La periodista Anna Punsí ha explicado, según informaciones recogidas en Cadena Ser Cataluña, las extrañas circunstancias de la desaparición. Al parecer, era cierto que un hombre se había llevado a la pequeña Amèlia, pero lo hizo «por error». Según ha explicado, el hombre fue a buscar a su hija, también llamada Amelia, a quien hacía más de dos años que no veía. 

El 'sospechoso' se dirigió a la guardería donde iba su hija la última vez que la vio, pero una vez allí le dijeron que, a los 3 años, la pequeña ya no estudiaba allí, sino que estaría cursando P3 en una escuela infantil. «Desorientado», el hombre se dirigió al colegio El Far, cercano a la guardería, y preguntó por Amèlia que iba a P3.

Los responsables del centro, a pesar de que no conocían al hombre, le entregaron a la pequeña, iniciándose así una experiencia de lo más traumática para sus padres. Afortunadamente, la situación quedó en nada en pocas horas y Amèlia ya vuelve a estar con sus padres.