Imagen de una calle de Córdoba

Después de la distancia y la mascarilla: Lo que la OMS quiere que llevemos ahora puesto

La autoridad sanitaria ha encargado el mayor estudio realizado hasta la fecha sobre las mejores medidas de prevención

Poco a poco los guantes y la mascarilla se han convertido en parte de nuestro día a día, junto con las medidas de prevención contra el Coronavirus tales como la distancia interpersonal de dos metros. Aunque las cifras dicen que la pandemia está remitiendo, la OMS introduce ahora un nuevo elemento para reforzar la seguridad frente el contagio.

Se trata de las gafas de protección, uno de los elementos que junto a la distancia de seguridad y la mascarilla mejor ayuda a prevenir el contagio según un estudio de la Universidad McMaster de Canadá encargado por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Este es el  mayor estudio  realizado hasta la fecha sobre las medidas más eficaces para protegerse del Covid-19, y lo ha encargado la OMS para disipar de una vez por todas las  contradicciones  en las órdenes dadas hasta ahora y las dudas sobre la utilidad que tienen  las mascarillas y las gafas  entre la población en general.

Con el fin de «proporcionar la  mejor evidencia  sobre el uso adecuado de estos productos» el estudio, como asegura su director Holger Schünemann, «ha sintetizado por primera vez toda la información que tenemos sobre el Covid-19 así como el SARS y el MERS». 

Por ahora se sabe que el coronavirus se transmite por el contacto de  gotas respiratorias de personas infectadas, las cuales ingresan en los ojos, nariz o boca, ya sea de forma directa o al tocar una superficie contaminada, pero sigue sin estar del todo claro el papel que juegan los aerosoles en la propagación de la enfermedad.

Las gafas reducen el riesgo de contagio

El estudio concentra así el análisis de 172 investigaciones  sobre medidas de distancia, mascarillas y protección ocular para la prevención de la transmisión de pacientes con infección confirmada o probable por Covid-19, SARS o MERS, o con personas cercanas a ellos. En los estudios comparativos se encontraba una población de 25.697 participantes.

Las conclusiones revelan que mantener una distancia de más de un metro de otras personas se asociaba con un riesgo mucho menor de infección en comparación con menos de un metro, pero el modelado sugiere que por cada metro adicional, hasta tres, el riesgo de contagio puede reducirse a la mitad. 

Sobre la  protección ocular, se establece que los protectores faciales, las gafas  y los anteojos se asociaron con un menor riesgo de infección en comparación con la ausencia de cobertura ocular, y el estudio demuestra la misma eficacia para las mascarillas.

Para los trabajadores de salud, las  mascarillas N95 y otras de tipo respirador se asociaron a una mayor protección contra la transmisión que las quirúrgicas, y para el público en general también se demuestra la eficacia de las mascarillas para la protección.