Imagen de una calle de Córdoba

Un epidemólogo español señala un severo cambio con el coronavirus: No habrá oleadas sinó otra cosa

Volver atrás sería un fracaso colectivo inaceptable pero puede suceder según el doctor Antoni Plasència

Después de semanas de incertidumbre en las que planeaba la idea de la segunda oleada como algo que los científicos daban por hecho, poco a poco se va disipando un horizonte más optimista en el que muchos expertos ven factible una convivencia  más o menos normal con el  Covid-19  sin un crecimiento exponencial de los contagios como en marzo.

Uno de los que así opina es el  epidemiólogo Antoni Plasència, que forma parte del comité de expertos que asesora el Gobierno en la crisis sanitaria y que cree que el escenario más posible, si se mantiene la detección rápida de casos y la población respeta las medidas, es que produzcan  brotes localizados y no una segunda oleada como se temía.

Plasència es director del Instituto de Salud Global de Barcelona y médico consultor del Hospital Clínic, además de haber sido director general de Salud Pública del gobierno catalán desde 2004 a 2011. En su opinión estamos mejor preparados para el futuro, pero advierte que la epidemia puede volver si los ciudadanos no son responsables y solidarios.

El doctor avisa que «sabemos algunas cosas del virus, que sigue circulando, que casi el 95%  de la población española  no tiene inmunidad en este momento, y por tanto el escenario es que seguirá circulando y su misión en la vida es buscar gente susceptible que no tenga defensas, multiplicarse y extenderse».

Sobre lo que pasará en otoño e invierno, Plasència es prudente y no se atreve a dar un pronóstico claro, pero ve posible que haya un  recrudecimiento que no necesariamente pasa por una segunda oleada sino que puede plantear un escenario muy distinto. En todo caso, dice, hay que estar preparados para poder responder.

Si el control de nuevos brotes se hace con rapidez y de manera sistemática, más que un gran incendio tendremos  pequeños focos. «Estamos poniendo todos de nuestra parte para que no pueda pasar, para que no sea una oleada excepcional y de desbordamiento a todos los niveles sino algo más focalizado», dice este médico.

Concienciar a los jóvenes

Antonio Plasència avisa que aún hay más cosas que no se saben que las que se conocen sobre el virus, pero cree que sería «un  fracaso colectivo  inaceptable» y aboga por un modelo de movilidad menos restrictivo que permita reactivar el turismo. La clave de todo está, según dice, en que se mantenga la capacidad de detección de focos y en la respuesta rápida.

Y claro, también en la responsabilidad de la gente. «Ahora somos todos, la idea es que pongamos de nuestra parte, no solo los que estamos a primera línea», dice, y aboga por «trasladar el concepto de héroes de los sanitarios a todos los ciudadanos como seres  responsables y solidarios con los más vulnerables». 

En este sentido, pone el énfasis en los jóvenes ya que estos no sienten su seguridad tan amenazada y corren el riesgo de infravalorar el peligro y olvidarse rápidamente de lo que hemos pasado. Por eso propone hacer campañas de información dirigidas a ellos.

Toda prudencia es poca para evitar los contagios, dice este experto, y ve el movimiento entre provincias y la llegada del turismo internacional como retos fundamentales para el futuro de la pandemia en España. Su consejo es que haya acuerdos entre países, e ir facilitando la movilidad entre países con situaciones epidemiológicas similares. El turismo tendrá aspectos distintos durante un tiempo, dice, pero debe ir más allá del  modelo restrictivo  aplicado hasta ahora