El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el vicepresidente Pablo Iglesias, en Moncloa

Última Hora: Dura amenaza del Gobierno antes de la votación del estado de alarma

La portavoz del Gobierno aumenta la presión sobre los partidos horas antes de votar sobre la prórroga del estado de alarma

«Si se cae el estado de alarma también caen todos los instrumentos económicos». Son palabras que acaba de pronunciar María Jesús Montero, la portavoz del Gobierno, que aumenta así la presión a los partidos para la aprobación de la prórroga del estado de alarma ante los votos negativos de ERC y el enrocamiento de los populares.

De hecho, Pablo Casado ha dicho que no votarán a favor pero no ha dejado claro si será un «no» o una abstención, lo que dejaría la decisión en manos de  PNV  y Ciudadanos, con los que el Gobierno ha intensificado las conversaciones en las últimas horas.

Este mediodía han comparecido el ministro de Sanidad, Salvador Illa, y la portavoz María Jesús Montero  para valorar las nuevas medidas del  plan de desconfinamiento que han acordado hoy mismo en una reunión el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el resto de los presidentes autonómicos

La más contundente en sus palabras ha sido la portavoz, que ha reforzado la estratégica del Gobierno de los últimos días de poner al primer partido de la oposición en el brete de tener que escoger entre la prórroga o el desastre sanitario y económico.  «Estado de alarma o caos», decía ayer el Gobierno, que advirtió que suspender ahora el estado de alarma supondrá el caos sanitario, nuevos contagios y «miles de muertos».

Ahora la portavoz María Jesús Montero aumenta la presión dando a entender que si no hay una votación favorable se van a perder las ayudas: «El estado de alarma tiene una repercusión en el sector sanitario, pero también tiene una repercusión en el  sector empresarial y en los  trabajadores que se están beneficiando de los instrumentos económicos que ha aprobado el Gobierno».

Esta es precisamente una de las exigencias del PP, que ha pedido al ejecutivo que desvincule el estado de alarma de las ayudas socioeconómicas. Por un lado, defiende que este es un mecanismo de excepcionalidad  que no se puede seguir prolongando, e insta al Gobierno a encontrar otros mecanismos dentro del ordenamiento legal. Por otro lado, los populares creen que vincular estado de alarma y ayudas económicas es un  chantaje emocional  y juega en contra de la recuperación económica del país.

«No es el momento de hacer experimentos»

En la misma línea pero con un tono más suave, el ministro de Sanidad, Salvador Illa, ha dicho que el estado de alarma ha funcionado y que «no es el momento de hacer  experimentos». Mientras el Gobierno negocia el apoyo con PNV y Ciudadanos, el ministro lanza un mensaje: «Cuando empezamos la  tasa de contagio era del 35% y ahora estamos en el 0,4%».

Por eso apela al mantenimiento de este instrumento mientras dure la desescalada, algo para lo cual en las últimas horas el Gobierno ha ofrecido la posibilidad de enmiendas  y modificaciones a nacionalistas y a Ciudadanos para que salven la votación en el caso de que el PP se alejara de la abstención y votara negativamente.