Personas con mascarillas en un aeropuerto

Los dos 2 sitios de Madrid que más preocupan en la lucha contra el coronavirus

Se trata de dos puntos clave que afectan de forma directa a todo el país

La Comunidad de Madrid ha implantado el cierre perimetral para evitar que los contagios por Covid-19 se sigan extendiendo. Sin embargo, este cierre no afecta a la movilidad del tren entre provincias haciendo que las estaciones de Atocha y Chamartín se conviertan en los dos sitios que más quebradero de cabeza levantan entre la población y los expertos.

Según apunta ABS, aunque la movilidad está restringida, estas dos estaciones ferroviarias más importantes de todo el país seguirán contando con la misma situación que llevan soportando desde hace meses representando uno de los puntos más débiles para controlar los contagios. Ni en Atocha ni en Chamartín se realizan controles para determinar si algún viajero es positivo. No se efectúan PCR ni ninguna otra prueba.

Ignacio Aguado, vicepresidente regional, ya solicitó mediante una rueda de prensa la instalación de carpas para la realización de test a los viajeros en ambas estaciones. Sin embargo, dese Adif sostienen que no han recibido una petición formal y tan solo se limitan a seguir los protocolos de uso de mascarilla y distancia de seguridad.

Si bien es cierto que el número de viajeros ha bajado de forma considerable, estos se mueven como pez en el agua como si no estuviéramos en plena pandemia. El único choque con la realidad se encuentra fuera de las estaciones donde un furgón de la Policía Nacional permanece a las puertas. El sector del taxi, siempre a la espera de acoger a nuevos clientes, pasan las horas en las estaciones con los brazos cruzados. «Nada, no se mueve nada» lamenta un taxista ante la escasez de viajeros.

Menos viajes pero millones de desplazamientos

Desde el inicio de la pandemia, los viajes se han reducido de forma considerable. Pero la implantación del billete personalizado para AVE y Larga Distancia ha provocado más 5 millones de desplazamientos. La particularidad de este billete reside en la necesidad de dar el nombre y el número de teléfono del viajero para localizarlo ante un posible rastreo de contactos.

Desde Renfe defienden la seguridad de viajar en tren señalando la «estrecha coordinación» que existe entre las autoridades sanitarias y la empresa. Además según un estudio realizado por el  organismo de seguridad ferroviaria del Reino Unido, el riesgo de contagiarse en un tren es de una entre 11.000 viajes, si se viaja con mascarilla es de una cada 20.000.

Relajación de las medidas de control en estaciones y aeropuertos

Al estudio antes referido y a los pocos contagios detectados entre viajeros, es a lo que se acogía el Ejecutivo para señalar que no es necesario la realización de mayores controles ni en estaciones de tren ni en aeropuertos más allá de rellenar una ficha y la toma de temperatura. Pero la opinión del Gobierno ha cambiado de forma significativa y anunciaba la idea de buscar un acuerdo europeo para la realización de test en origen y así ayudar al sector del turismo.

Una de las cosas que más ha sido discutida entre la Comunidad de Madrid y el gobierno central es la ausencia de controles más estrictos tanto en el aeropuerto de Barajas como en las estaciones de tren de Atocha y Chamartín. Estos tres lugares son la puerta de entrada más transitada para ciudadanos de todos los países, y es por ello que Isabel Díaz Ayuso, presidenta de la Comunidad de Madrid, pidiera más controles mediante una carta a la Comisión Europea.

También su vicepresidente solicitó el levantamiento de carpas para la realización de test pero desde Renfe aseguran que no se ha recibido notificación oficial por parte de la Comunidad de Madrid. Así pues, entre unas cosas y otras, estos dos lugares se sitúan como los puntos más débiles en el control de la pandemia y una vía abierta a la llegada de nuevos contagios.