Mútua Terrassa i el dia a dia d'un hospital bolcat contra la Covid-19

El dinero que va a costar la vacuna del Coronavirus

La carrera para lograr la patente puede encarecer el precio final si los Estados no ponen límites

La feroz competencia entre farmacéuticas europeas, norteamericanas y chinas para conseguir la vacuna contra el Coronavirus ha desatado una carrera a contrarreloj que reducirá el período necesario para desarrollar una vacuna a un tiempo récord y encarecerá  el producto de salida. La pregunta ahora es, ¿cómo va a afectar eso al precio de venta al usuario?

Normalmente se tardan unos diez años en desarrollar una vacuna, pero el desafío de Covid-19 ha impulsado un esfuerzo científico con más de un centenar  de equipos volcados en la investigación para lograr el remedio en menos de un año. Esto puede disparar el precio, que normalmente se fija entre 1.100 y 7.700 millones de euros.

Para los gobiernos es en realidad un coste asumible, pero la cuestión está en donde poner el dinero, porque según las estadísticas el 94% de los proyectos acaban fracasando. En cambio, acertar conlleva  ganancias estratosféricas.

Según las estimaciones, el proyecto ganador podría reportar ventas desde 10.000 millones de dólares hasta 110.000 en función del precio de la dosis que oscila entre 30 y 360 dólares. Los beneficios de las vacunas son además una auténtica fuente de ganancias porque generan  ingresos constantes en el caso de virus estacionales como la gripe, que se comercializan cada año.

El precio final depende en todo caso del coste fijado por los laboratorios, que tienen en cuenta otros factores como lo que se ahorra la sociedad con ellas. Según el FMI, el Covid-19 y la cuarentena va a costar 4,9 billones de euros al año  a la economía mundial.

Más de 400 euros mensuales

Además, hay otros factores que pueden limitar el beneficio para los fabricantes, como el límite al precio final  que fijen los Estados y el abaratamiento para los países en vías de desarrollo. Esto sin descartar la posibilidad de la aparición de varias vacunas a la vez, que llevaría a una competencia que puede bajar los precios de manera sensible. 

Aun así, la empresa que consiga la vacuna contra el epidemia más importante de las últimas décadas no sólo seguirá ganando millones, sinó también publicidad y prestigio. Además con el descubrimiento de la vacuna podrían ponerse en marcha varias estrategias que tienen las farmacéuticas para sacar más tajada.

Por ejemplo, mantienen los mismos principios activos pero cambiando la relación entre ellos para patentar nuevas vías de administración de fármacos, por ejemplo por vía oral en vez de inyección. En algunos casos, el precio se dispara hasta más de 400 dólares  por dosis mensual.

Ante la posibilidad de que la vacuna del Coronavirus, una vez que se descubra, se encarezca mucho para el usuario, algunos Estados están trabajando para desarrollar  acuerdos que garanticen la producción en masa y la distribución igualitaria del remedio.