Fotografía de una pantalla de un móvil donde se ven diferentes aplicaciones

4 cosas que ya no podrás hacer en WhatsApp cuando aceptes las nuevas normas

La RGPD protege a los ciudadanos europeos de las nuevas condiciones tomadas por el servicio de comunicación

La privacidad es uno de los temas más puesto a debate desde la llegada de la era tecnológica. Si bien se pone en tela de juicio a través de múltiples aplicaciones, la que más infiere en la vida cotidiana de la mayoría de españoles por su utilización es el WhatsApp. Más de 2.000 millones de usuarios en todo el mundo han tenido que aceptar una serie de cambios en su política de Condiciones y Privacidad para seguir utilizándola. 

Algunas de las nuevas informaciones a las que la empresa dirigida por Facebook tendrá acceso son el número de teléfono, la información básica del perfil empleado, la ubicación del dispositivo cuando se comparte con contactos, la agenda, los datos de pago o los estados compartidos. Además también se incluyen los ajustes personalizados por el usuario en la aplicación. 

Las nuevas condiciones entran en vigor el próximo 15 de mayo, y ya son muchos los usuarios que se han movido a Telegram o Signal. La escapada de clientes causó que la multinacional retrasara la entrada en vigor de la actualización, y que según reconocía su dirección, se realizaba para aclarar la desinformación con respecto a las nuevas políticas aplicadas.

No te pierdas nuestra nueva página de Facebook con las mejores noticia de España. Pincha aquí y síguenos. ¡Te encantará!

Como solución la compañía abrió un apartado de preguntas y respuestas para aclarar la mayoría de dudas sugeridas al respecto. En ella se relatan con mayor profundidad que vinculaciones entran en vigor y que le sucederá con aquellos que no las acepten. La medida de WhatsApp es clara, quienes no acepten los términos y condiciones no podrán continuar utilizando el software.

WhatsApp obliga a aceptar todas las condiciones

En el caso de un usuario no haya aceptado las condiciones a partir del día 15 de mayo, la aplicación quedará inutilizable, ya que no se podrán leer o enviar mensajes desde la aplicación. Sí se podrán recibir notificaciones o llamadas de voz, pero solo mientras que el software no reciba una actualización.

Las condiciones no afectan de manera directa a la Unión Europea, ya que los ciudadanos están protegidos tras el Reglamento General de Protección de Datos, que impide a Facebook compartir los datos de WhatsApp con terceros. Para los que se mantengan escépticos a pesar de la RGRD, pueden utilizar Line, Telegram o Signal como alternativas.

Los cambios y como afectan

WhatsApp cuenta en la actualización que recopila información de usuarios para operar, proporcionar, mejorar, entender, personalizar, respaldar y promocionar sus servicios. Pero esta serie de calificativos se refieren en realidad a los datos que de forma temporal que comprenden el reenvío de archivos multimedia, agenda de contactos, estados compartidos o datos de pagos.

Además, se encuentra la información sobre la actividad del usuario en la aplicación, como interacción o frecuencia de uso, el diagnóstico del servicio, la conexión o el modelo de dispositivo utilizado. Estas 'cookies' sirven para que terceras aplicaciones puedan dotar de una experiencia más personalizada al servicio de comunicación.

La compañía se puso en contacto con algunos medios para aclarar que las nuevas políticas no suponen un cambio sustancial para la Unión Europea, ya que los datos compartidos no llegan a Facebook, empresa que se utiliza como matriz para mejorar anuncios y productos. La integración de los datos compartidos entre WhatsApp y la red social de Mark Zuckerberg tiene la premisa de mejorar la experiencia del usuario.

Aunque en la primera edición de este acuerdo se permitía al consumidor desvincular en los ajustes el intercambio de datos con fines publicitarios. En 2018 se sometió a la protección de datos amparada por la Unión Europea, la RGPD, que protege a los ciudadanos ante la venta de información de este tipo de empresas.