Imagen aérea del Mar Menor en Murcia

La contaminación del Mar Menor preocupa fuera de España: la ONU la estudiará «a fondo»

El estudio se llevará a cabo en Atenas a lo largo del mes de junio de este año 2021

La contaminación generada por los abonos de la agricultura  de regadío y el urbanismo  que no cesa en el  Mar Menor, en Murcia, están detrás de la crisis medioambiental que está arruinando la mayor laguna de agua salada de toda Europa. El Convenio de Barcelona de la Organización de Naciones Unidas (ONU)  contra la contaminación  en el mar Mediterráneo ha mostrado interés por el problema medioambiental y lo analizará «a fondo» a lo largo del próximo mes de junio en Atenas, tras la queja presentada por la confederación 'Ecologistas en Acción' en 2017 y admitida a trámite en 2019.

logo Twitter¿Aún no nos sigues en Twitter? ¿A que esperas? 📲Tus noticias preferidas al momento en el móvil con España Diario! Pincha aquí, TE ESPERAMOS!

Los ecologistas consideran como un paso «trascendental» que el organismo de la ONU consulte al Gobierno español sobre las causas  de la situación actual de desastre medioambiental de la laguna  salada y sus causas. Además, 'Ecologistas en Acción' ya ha anunciado que ampliará la información para conocer más sobre su el estado del Mar Menor.

Ecologistas en Acción celebra la implicación de la ONU

Tras la queja presentada por 'Ecologistas en Acción' a la presidenta del Comité de Cumplimiento del Convenio, Odeta Cato, debido a la degradación ambiental de la  Zona Especialmente Protegida de Interés Mediterráneo (ZEPIM) Mar Menor y Costa Este de Murcia, el citado comité aprobó, en su decimosexta reunión celebrada en enero, la decisión de investigar la cuestión «a fondo», ya que es una situación  ambiental que ha levantado todo tipo de quejas.

Aunque la ONU  no pueda imponer medidas duras, como sanciones económicas, los ecologistas  consideran que de producirse una resolución del comité que reconozca el incumplimiento del convenio por parte de España  y solicite la rectificación, supondría «una llamada de atención institucional e internacional que debería hacer reaccionar a las autoridades estatales y regionales».

La confederación ecologista también insiste en que la intervención de la ONU  «es una oportunidad para que el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico se implique de forma directa y sitúe la recuperación ecológica de la laguna como máxima prioridad y lidere el proceso para que todas las administraciones y sectores implicados se centren en resolver los problemas en origen». Y que además «apliquen medidas para un cambio real hacia un modelo agrario más ambientalizado y sostenible que de verdad permita la recuperación del Mar Menor», concluye la confederación de 'Ecologistas en Acción'.

Causas del desastre ecológico

Los expertos en la laguna  sitúan el origen del desastre ecológico en la gestión de la zona que rodea las 17.000 hectáreas de la masa de agua. Sobre todo apuntan a la agricultura  intensiva que ha contaminado el terreno y las aguas subterráneas con nitratos procedentes de los abonos, que acaban en el  Mar Menor  y provocan una subida de los nutrientes que hacen crecer al fitoplancton, provocando una disminución del oxígeno. La nula planificación urbanística con unas redes de saneamiento mal diseñadas multiplica el problema, de tal forma que en cualquier momento se pueden volver a desencadenar episodios agudos de mortandad.

Los efectos de las riadas son mucho mayores al haber desaparecido la agricultura  de secano, ubicada en terrazas y bancales, que retenía el agua. La solución es muy compleja porque, incluso si no entraran más nitratos de la cuenca, la liberación de los que ya contaminan  los acuíferos que descargan en el Mar Menor continuará durante bastante tiempo.

Aparte de este tema, cabe destacar también los riesgos meteorológicos. Como ejemplo de ello, lo que ocurrió en Los Nietos, Cartagena, uno de los municipios que más sufrió con la  gota fría del pasado septiembre del año 2019, que fue la peor en 140 años. La riada fue de tal magnitud que, muchas semanas después, varios operarios continuaban limpiando las calles con mangueras y todavía quedaba barro acumulado dentro de las casas por las inundaciones.