Imatge d'un investigador en un laboratori, observant mostres per un microscopi

Confirmado: Los dos síntomas más frecuentes del coronavirus

El último estudio realizado en pacientes enfermos establece como se inicia la enfermedad

El Covid-19 está siendo cada vez más estudiado por los científicos que trabajan duro para conocer el comportamiento de la enfermedad. Conocer de antemano los primeros síntomas, es clave para frenar el contagio y proteger a la población que sufre los estragos de la pandemia.

El último estudio realizado por  la Universidad de Leeds de Reino Unido, ha confirmado que la tos y la fiebre son los dos síntomas más frecuentes en las personas infectadas. La fatiga, pérdida de la capacidad olfativa y dificultad para respirar también se suman a los cuadros clínicos analizados.

Este estudio supone una ratificación de los síntomas que desde la Organización Mundial de la Salud expusieron en el inicio de la pandemia. 24.000 pacientes de nueve países, entre ellos Reino Unido, China y Estados Unidos, han sido los estudiados por los expertos para llegar a la conclusión y ponerse de acuerdo con los síntomas más frecuentes.

Del total de pacientes analizados se llegó a la conclusión de que el 78 por ciento aseguraba haber tenido fiebre aunque los datos varían según el país. La diferencia está en la forma en que los datos fueron registrados. De los pacientes ingresados en los hospitales, el 17 por ciento necesitó ayuda no invasiva para respirar y el 19 por ciento tuvo que ser trasladado a la UCI. Los que necesitaron de ventilación mecánica para respirar representan el 9% mientras que el 2% hace referencia a los que necesitaron un pulmón mecánico.

«Este análisis confirma que la tos y la fiebre fueron los síntomas más comunes en las personas que dieron positivo en Covid-19. Esto es importante porque asegura que las personas que son sintomáticas pueden ser puestas en cuarentena, para que no infecten a otros. El estudio da confianza al hecho de que hemos estado en lo cierto al identificar los principales síntomas y puede ayudar a determinar quién debe hacerse la prueba» asegura Ryckie Wade, de la Universidad de Leeds.