Discover

La confesión de Juan Carlos a sus amigos sobre cuándo va a volver a España

El rey ha dirigido una carta a su hijo y no al pueblo español para que la decisión no sea definitiva y dejar una puerta abierta a su regreso

Juan Carlos se encuentra bien de ánimo y quitando hierro al asunto. Así se lo ha transmitido a su círculo de amigos más íntimos, de los que se despidió durante el fin de semana antes de emprender rumbo a su nuevo destino que, según publican ya algunos medios, podría ser República Dominicana. Aunque su estancia allí podría ser más bien breve.

logo Twitter¿Aún no nos sigues en Twitter? ¿A que esperas? 📲Tus noticias preferidas al momento en el móvil con España Diario! Pincha aquí, TE ESPERAMOS!

Porque según ha desvelado uno de esos amigos, «nos dijo con toda normalidad que quizá vuelve en septiembre». No lo mencionó, asegura, porque tenga ningún compromiso judicial, sino «como el que se va de vacaciones un tiempo».

El rey ya tenía interiorizado que iba a salir de Zarzuela y ha querido hacerlo sin dramatismos. Es consciente que al dar este paso facilita mucho la labor a su hijo, el rey Felipe VI, y ayuda a consolidar la institución monárquica en España. Por eso durante el fin de semana se despidió de sus amigos sin tristeza, quitando dramatismo a su salida.

Para hacerlo dirigió una carta a su hijo, aunque no al pueblo español como se había barajado inicialmente. Fuente cercanas al emérito aseguran que es una estrategia para que la decisión no sea definitiva y tenga un tono menos solemne. Deja así una puerta abierta a su regreso.

Tampoco ha dicho dónde va a residir. Gente de su entorno apuntó que quería ir a Galicia, de allí a Oporto, y cruzar el Atlántico hacia algún país caribeño. La posibilidad más firme es que pase algún tiempo en algunas de las mansiones de los hermanos Fanjul, buenos amigos del rey emérito, en República Dominicana.

Juan Carlos incluso tuvo ofertas para residir en yates y mansiones de Arabia Saudí, pero lo habría descartado para no seguir alimentando el escándalo de las donaciones de la familia real saudí. Por otro lado, un alto cargo en República Dominicana, Ángel Lockward, allanó el camino pidiendo a su presidente que reciba al monarca español.

Satisfacción en el Gobierno

Hay que recordar la impronta que tiene el rey don Juan Carlos en Latinoamérica. El consejo de empresas más importante del continente ha destacado el papel histórico que jugó Juan Carlos y reiteró su lealtad a la monarquía parlamentaria española y a la Constitución de 1978. 

Por su lado, en Moncloa consideran positiva la salida del monarca y confían que esto reforzará el reinado de Felipe VI y facilitará la aprobación de los presupuestos generales. El Gobierno de Pedro Sánchez había maniobrado para que Juan Carlos abandonara España lo más rápido posible, y que sus escándalos no interfirieran en las negociaciones con PNV, ERC y Podemos.

La salida del emérito facilita mucho las cosas y el PSOE confía que se puedan mantener los cerca de ocho millones de euros que se suele asignar a la Casa del Rey. 

Mientras algunos acusaban al Gobierno de realizar una presión en todos los frentes para forzar su salida de España sin sentencia condenatoria, el propio Pedro Sánchez no escondía su deseo de dar pasos más allá en el alejamiento de Juan Carlos. El agradecimiento de Felipe a su padre por el paso dado confirman el pacto entre Moncloa y Zarzuela. 

Zarzuela desestimó definitivamente la intención de algunos amigos empresarios de Juan Carlos de ayudarle financieramente para alquilar una vivienda en un barrio residencial de Madrid. Esto habría escenificado su predisposición de colaborar con la justicia, aunque finalmente se ha optado por su salida de España. Su estancia en el extranjero, según parece, podría no durar mucho.