Varias personas esperan en la puerta de un oficina de empleo

Otro revés para los españoles que están en el paro o en ERTE

Un ciberataque ha dejado fuera de servicio la web del SEPE y las oficinas que tramitan las prestaciones y ayudas por desempleo

Los trabajadores del Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) piden desde hace tiempo que el Gobierno refuerce sus plantillas. El colapso generado por la tramitación del ingreso mínimo vital y las bajas laborales por causa del coronavirus han llevado a la administración al borde del colapso, que hoy se ha agravado por un virus informático.

El SEPE ha sido víctima hoy de un ataque informático que ha paralizado la página web y ha dejado fuera de servicio al sistema en todo el país. Esto ha hecho que no se pudieran conceder citas ni hacer trámites burocráticos a través de la sede electrónica, pero tampoco han podido funcionar las 710 oficinas que prestan servicio presencial ni las 52 telemáticas.

logo Twitter¿Aún no nos sigues en Twitter? ¿A que esperas? 📲Tus noticias preferidas al momento en el móvil con España Diario! Pincha aquí, TE ESPERAMOS!

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) ha informado de este contratiempo que ha afectado a la gestión de las prestaciones por desempleo y los ERTE. El propio SEPE ha anunciado esta mañana en Twitter que, por causas ajenas, la web no estaba disponible. Sin embargo, no ha especificado la causa del problema y se ha limitado a decir que «se avisará cuando estén nuevamente operativas».

El servicio de empleo ha habilitado un número de atención a los ciudadanos que necesiten información sobre el incidente. Es el 060. En el ministerio de Trabajo han pedido disculpas por las molestias que pueda causar este incidente a los usuarios. Sin embargo, especifica que se trata de un ciberataque y, por lo tanto, un contratiempo ajeno a ellos.

¿Aún no nos sigues en Telegram, la nueva mensajería de moda? ¿A que esperas? Tus noticias preferidas al momento en el móvil y gratis! Pincha aquí, TE ESPERAMOS!

A esta hora, los responsables informáticos y técnicos del SEPE trabajan para detectar el virus y esclarecer cómo ha podido entrar en el sistema. Se trata de un virus «ransomware», un tipo de programa dañino que bloquea el acceso a partes o archivos de un sistema operativo y pide un rescate a cambio de quitar esta restricción.

El virus ha afectado a los ordenadores de los puestos de trabajo y los portátiles de la plantilla, que se encuentran trabajando desde casa. Lo que más preocupa es que el ciberataque pueda haber afectado también a los datos que maneja el SEPE, una ingente cantidad de información sobre las empresas que han tramitado los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) y trabajadores que gestionan las prestaciones de desempleo.

Por si fuera poco, la situación ha provocado el retraso en la gestión de centenares de miles de citas en toda España. Esto se suma a los retrasos que ya de por sí están sufriendo los trámites relacionados con ayudas y prestaciones en el ámbito laboral. Desde los sindicatos creen que este parón, que aún no se sabe cuánto va a durar, aumentará el colapso de la administración.

Equipos anticuados y vulnerables

Los trabajadores del SEPE llevan meses quejándose de la situación laboral en la que se encuentran. Entre sus reivindicaciones, critican la obsolescencia de los equipos informáticos de la administración. Además de la carga de trabajo acumulado en el último año, los empleados han tenido que trabajar con ordenadores que tienen, de media, 35 años. Esto expone el sistema a un mayor riesgo de ciberataques, como el que ha sucedido hoy. 

El colapso en la administración después de un año de haber empezado la pandemia sigue siendo alarmante. El peor momento del colapso fue en el mes de abril. Luego la cosa mejoró, pero los retrasos se han mantenido. En algunas comunidades, como en Madrid, aún hoy toca esperar tres meses para conseguir cita en el SEPE.

Los representantes sindicales piden un refuerzo de las plantillas ante la situación de saturación, pero también una inversión más decidida en tecnología para facilitarles el trabajo. Ahora habrá que esperar a ver cuándo restituyen el servicio informático. Cuanto más tarde en volver la normalidad, más en riesgo estarán los trámites que ya de por sí iban con retraso.