El presidente de Canarias, Ángel Víctor Torres

Atención: Canarias pedirá que Lanzarote, Fuerteventura, Gran Canaria, Tenerife y La Palma pasen a fase 2

La Graciosa, La Gomera y El Hierro, entran este lunes, 18 de mayo, en la fase 2 de la desescalada

El Gobierno de Canarias pedirá  al Ministerio de Sanidad que Lanzarote, Fuerteventura, Gran Canaria, Tenerife y La Palma  transiten el próximo lunes 25 de mayo a la fase 2  del plan de desescalada, en la que ya mañana entrarán La Graciosa, La Gomera y El Hierro.

Así lo ha anunciado el presidente  de Canarias, Ángel Víctor Torres, en rueda de prensa tras intervenir en la reunión telemática con los presidentes y presidentas autonómicos convocada por Pedro Sánchez, la décima que se celebra desde que se inició el estado de alarma.

Ángel Víctor Torres ha indicado que mañana  lunes trasladará  esta petición  al Ministerio de Sanidad al entender que todas las islas cumplen los «cuatro grandes condicionantes» para pasar de la  fase 1 a la 2.

Asimismo, ha señalado que el Ministerio  dictará en los próximos días una nueva Orden que permitirá que los municipios  de menos  de 10.000 habitantes queden exentos  de las franjas horarias  para hacer deporte y pasear, lo que beneficiará a algunas localidades del archipiélago.

No obstante, el presidente ha apelado a la responsabilidad individual y colectiva de la población porque la amenaza  de un rebrote  es  «real».  En este sentido, advirtió que, si se quiere recuperar la normalidad anterior al 14 de marzo, hay que cumplir con «todas las normas».

Torres ha insistido en que cualquier cosa que ahora se haga mal «saltará» en una o dos semanas y hará que se tenga que dar «marcha atrás» a los avances logrados, y ha querido dejar claro que un rebrote del virus significaría un «golpe mortal» a la recuperación económica  de Canarias.

A este respecto, en la reunión telemática los presidentes y presidentas autonómicos han pedido a  Pedro Sánchez  que se clarifique el debate sobre el uso obligado  o no de mascarillas  en espacios públicos y entienden que su uso debe ser recomendado «de manera clara» a la población para evitar más contagios.