Imagen ilustrativa del cambio horario de invierno

El motivo por el que toca cambiar la hora el fin de semana que llega

El cambio horario tiene el objetivo de contribuir al ahorro energético

El próximo domingo 25 de octubre se producirá el cambio de hora de verano a invierno. Así, en la madrugada del sábado 24 tendremos que atrasar los relojes una hora y a las 03.00 volverán a ser las 02.00. 

Este cambio horario se ejecuta en todos los países de la Unión Europea, aunque el Parlamento Europeo pidió el año pasado a todos los países que acabasen con esta medida a partir del año 2021. Sobre ello, cada país podrá elegir si desea mantener el horario de verano o el de invierno.

El cambio horario tiene el objetivo de contribuir al ahorro energético

El debate ha estado vigente en la Unión Europea durante varios años. En una consulta pública realizada en el año 2018, desveló que más del 80% de los ciudadanos prefería mantener el horario de verano durante todo el año y acabar con los cambios de hora.

Esta medida llega para cumplir con la Directiva Europea 2000/84/CE, que sigue vigente en todos los Estados de la UE, con la meta de contribuir al ahorro energético al aprovechar durante más tiempo las horas de luz solar en los horarios de trabajo y reducir el consumo eléctrico.

Como consecuencia del anuncio de la Comisión Europea, en 2018 se creó en España un comité y en un informe de 2019 señaló que el debate entre los expertos «no es unánime ni concluyente». 

El plazo para eliminar el cambio horario se extendió hasta el 1 de abril de 2021

Así, «una parte preferiría mantener el cambio de hora, otra optaría por adoptar el horario fijo de invierno atendiendo, principalmente, a criterios de salud y uso de horas de sol y también hay expertos favorables a mantener fijo el horario de verano, teniendo en cuenta un previsible impacto negativo en el sector turístico, que representa en torno a un 12% de nuestro PIB». 

Además, una de las razones para quitar las modificaciones horarias son las consecuencias que tiene sobre la salud, ya que puede generar efectos en algunas personas como somnolencia, cansancio, irritabilidad o fatiga. 

El plazo para eliminar los cambios de hora por parte de la Unión Europea se extendió hasta el 1 de abril de 2021, por lo que el Gobierno de España quiso mantener el cambio estacional hasta dicha fecha e ir obteniendo «argumentación suficiente consolidada y compartida que nos haga optar por una de las vías».