Sanitarios realizando una prueba pcr para el coronavirus a una mujer

Dos comunidades pedirán PCR negativas a los viajeros del resto de España

No afectará a los residentes y que vuelvan a estos territorios

Las navidades están a la vuelta de la esquina y las diferentes comunidades van buscando medidas para hacer que las fiestas sean seguras en su territorio. Todas pactaron con el ministerio de Sanidad cerrarse perimetralmente entre el 20 de diciembre y el 8 de enero, pero hay algunas que han decidido ponerse algo más exigentes con las medidas a aplicar con los viajeros que quieran entrar desde otras comunidades. 

Concretamente, dos han pactado que para entrar en su territorio sea obligatorio presentar una PCR negativa. Han sido Canarias y Baleares que exigirán estos resultados a residentes en las islas, pero estos se las podrán hacer gratuitamente en ciertos centros de la península. 

El anuncio lo ha hecho la presidenta balear, Francina Armengol, que se ha reunido con el presidente de Canarias, Ángel Víctor Torres, para marcar una postura común respecto a los controles sanitarios en aeropuertos y puertos. Armengol confirmaba que los ejecutivos autonómicos han consensuado esta medida con el Gobierno

Las particularidades en los dos territorios

emoji regaloGRAN SORTEO ESPAÑA DIARIO: ¡Gana un vale de 100€ para gastar en Zara y todas las tiendas Inditex (Stradivarius, Pull&Bear, Bershka,...)! ¿A que esperas? ¡Participa ya al sorteo, es gratis! PINCHA AQUÍ y apúntate. ¡Es muy fácil!

Pero, los dos archipiélagos no han establecido exactamente las mismas medidas. En Baleares, los turistas nacionales si tienen la obligación de presentar una PCR con resultado negativo 72 horas antes de coger su vuelo o viaje en Barco si proceden de una comunidad autónoma con una incidencia acumulada superior a 150 casos por 100.000 habitantes. 

Pero esta medida, que se comenzara a aplicar a partir del 20 de diciembre, no será efectiva para viajeros que entren en las islas con motivo justificado (trabajo, cuestiones sanitarias, legales, asistencia a mayores) o los residentes en las islas. 

Para los primeros, si no han presentado una PCR negativa, podrán someterse a un test de antígenos en el aeropuerto o podrán hacer una cuarentena de 10 días a su llegada. A los segundos, también pueden presentar una PCR negativa, pero se la pueden hacer gratis en una serie de centro en la península. Si no la tienen, también pueden hacer un test de antígenos a su llegada o realizar una cuarentena sin sanción alguna. 

El presidente canario también confirmaba los residentes en Canarias que provengan de la península podrán hacer una prueba gratuita. Será en 63 laboratorios que estarán repartidos en las principales ciudades como Madrid, Barcelona, Granada, Sevilla, Salamanca. Se debe pedir cita previa y demostrar con el DNI, pasaporte o certificado de residencia que se vive en Canarias. 

Torres también confirmó que el resto de ciudadanos españoles que no pretenda alojarse en un establecimiento turístico reglado de las islas en estas fiestas deberán traer desde sus lugares de origen una prueba PCR o de antígenos que estos han de costearse. Se les podrá hacer un test a su llegada si no llevan los resultados negativos, aunque sin recibir ninguna sanción «porque vienen por cuestiones profesionales y de trabajo». Los turistas nacionales, como los internacionales, ya tenían que presentar un test de antígenos o PCR en los alojamientos reglados desde el 1 de noviembre. 

Cambios para los que llegan a la península desde el extranjero

Mientras esta medida entra en vigor en los archipiélagos, hay que recordar que en el resto de España sigue siendo necesario presentar una PCR negativa cuando se entra desde zonas de riesgo. Ayer se confirmaban tres cambios que ya han entrado en vigor, una vez publicados en el BOE

Por un lado además de una PCR negativa, se ofrecía presentar como alternativa una prueba de Amplificación Mediada por Trascripción (TMA), muy similar pero algo más barata. Además se eximía a los menores de 6 años de tener que presentar una prueba. Finalmente se ampliaba los idiomas para presentar los resultados, añadiendo el francés y el alemán al inglés y el español.