Imagen de un arcoríris desde Córdoba

Último azote del calor a la espera de un cambio drástico de tiempo el ‘finde’: Previsión España 21 al 23 mayo

Las temperaturas vivirán un último ascenso en el Mediterráneo al mismo tiempo que se refrescará el ambiente del norte. A la espera de fuertes lluvias en algunos puntos y nuevo batacazo de los termómetros

La calma y estabilidad vivida estos últimos días en la mayor parte de la península tiene más bien las horas contadas. De cara a este viernes, 21 de mayo, notaremos un ligero aumento de la inestabilidad atmosférica con más nubes y algunas lluvias dispersas en el tercio norte, mientras que en el resto aún persistirá la tranquilidad con cielos prácticamente despejados. Será pues, de cara a la segunda parte del fin de semana, cuando una masa de aire frío se acercará a la península  y nos dejará nubosidad acompañada de chubascos locamente intensos, por ahora, más probables en el sur y este del país. 

Así pues, notaremos un marcado retroceso de las temperaturas  a lo largo del fin de semana. El batacazo térmico será importante, por lo que de cara al domingo se terminarán por completo las máximas superiores a los 30 ºC y muchos termómetros durante las horas centrales del día oscilarán entre los 16 ºC y 24 ºC o puntualmente por encima de los 25 ºC en sectores del sur peninsular. Y todo parece indicar que, la próxima semana empezará con nuevas precipitaciones puntualmente intensas en muchas provincias del interior y nordeste peninsular acompañadas de temperaturas más típicas para la época del año.

Si nos fijamos en el archipiélago canario, se esperan algunos cambios y el tiempo seguirá un poco movido, ya que una jornada más seguirá el viento con ráfagas intensas en vertientes sudeste y noroeste de las islas de mayor relieve, por lo que se mantienen las alertas de vendaval de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet). Predominarán los cielos soleados, aunque de cara al fin de semana son probables más intervalos nubosos con posibles lluvias dispersas en el norte de las islas montañosas. Los termómetros subirán tanto de día como de noche, pero los siguientes días irán en descenso.

Mapa de alertas por fuertes vientos en Canarias el 21 de mayo de 2021
Mapa de alertas por fuertes vientos el viernes | Aemet

Viernes 21 de mayo

De cara al viernes, 21 de mayo, el tiempo vendrá marcado por un ligero aumento de la inestabilidad en el norte  debido al acercamiento de un frente atlántico un poco descafeinado y desfigurado. Dejará cielos más cubiertos y algunas lluvias débiles en Galicia, Cantábrico, País Vasco, Navarra y áreas pirenaicas. Las precipitaciones se desplazarán de oeste a este y las acumulaciones de agua serán muy poco destacables.  

En el resto, se mantendrán un día más los cielos despejados con algunas bandas de nubes altas decorativas  y poco importantes. Se repetirán las nubes bajas y brumas matinales en el extremo sur, Melilla y sectores del norte peninsular. También se dejará sentir el viento de levante en el Estrecho, asimismo soplará viento en zonas del Ebro, Ampurdán y norte de Castilla y León.

Además, las temperaturas máximas darán un último paso adelante  y subirán de forma evidente en el área del Mediterráneo, especialmente en sectores de Cataluña, Comunidad Valenciana, Región de Murcia, tramos del sur y sureste de Andalucía, Baleares, así como también en algunos puntos del centro del Sistema Ibérico. De esta forma, el ambiente tórrido y veraniego estará en pleno orden del día con valores entre el mediodía y la tarde superiores a los 35 ºC en Córdoba y Sevilla. Mientras tanto, los termómetros descenderán notablemente en la mitad noroeste, sobre todo en la comunidad gallega y áreas del Cantábrico. Así, el ambiente más fresco del tercio norte con máximas entre los 14 ºC y 18 ºC volverá a quedar muy contrastado y diferenciado de las provincias del sur.

Mapa de previsión en España el 21 de mayo de 2021
Mapa de previsión para este viernes | España Diario

Sábado 22 de mayo

Si nos centramos en el tiempo del próximo sábado, 22 de mayo, se esperan algunas novedades, de forma que se repetirán los cielos más nubosos y algunas lluvias en la mitad norte, mientras que en el resto habrá más intervalos de nubes altas y medias que dejarán cielos más cambiantes. Además, se esperan algunas neblinas y nubes bajas en tramos del Mediterráneo.

Al mismo tiempo, las temperaturas vivirán un notable y marcado descenso generalizado, aunque, de forma excepcional, se espera un ligero aumento en puntos cercanos al Estrecho y Mar de Alborán. De esta forma, dejaremos atrás el calor sofocante de algunos puntos y claramente atípico para la época del año. En este sentido, se esperan máximas en el norte por debajo de los 20 ºC, no obstante, los termómetros en el centro peninsular y provincias del sur tendrán un poco más de recorrido y se alcanzarán valores entre los 22 ºC y 30 ºC, localmente por encima en Albacete, Granada, Huelva, Jaén, Málaga, Murcia y Sevilla.

Domingo 23 de mayo

Cerraremos el fin de semana con un domingo, 23 de mayo, con la llegada de una masa de aire frío a la península  que sacudirá el ambiente con un refuerzo de las nubes en la mayor parte del país acompañadas de chubascos y tormentas, que, por ahora, se prevén con mayor probabilidad en puntos del sur y este. Aun así, es probable que con el paso de las horas acaben llegando a otros sectores. Así pues, esperamos una jornada más bien gris y bastante revuelta

Además, las temperaturas tendrán una nueva oportunidad para bajar unos grados más, especialmente en sectores del sudeste peninsular e iniciarán una ligera subida en puntos del noroeste. De esta forma, será tal el batacazo térmico, que desaparecerán por completo las máximas por encima de los 30 ºC, así que muchos termómetros al mediodía se moverán entre los 16 ºC y 24 ºC, y tan solo quedarán por encima de los 25 ºC algunos puntos de Extremadura, oeste de Castilla-La Mancha, centro y suroeste de Andalucía.

Y según indican algunos mapas, la última semana de mayo comenzará con nuevos chubascos puntualmente intensos en muchos sectores del interior y nordeste acompañados de temperaturas más propias para la época del año.