Imagen de un sismógrafo en funcionamiento

Un terremoto de 3,9 sacude y se deja sentir en muchos puntos del sur de España

El seísmo ha tenido lugar durante la madrugada y algunos vecinos lo han notado

Un terremoto de 3,9 en la escala de Richter ha sacudido la madrugada de este lunes, 9 de noviembre,  muchas provincias de Murcia, haciendo que muchos vecinos lo hayan notado pese a que ha tenido lugar a las 01:46h de la madrugada. El epicentro se ha ubicado en el sur de la población de Caravaca, en Murcia, a unos cuatro kilómetros de profundidad, según informa el Instituto Geográfico Nacional (IGN). 

El movimiento de tierras se ha sentido especialmente en el norte de Murcia  y el Noroeste, así como en el sur del  Altiplano y este de Lorca. Su duración ha sido de unos cinco segundos y no ha habido réplicas  y tampoco se tiene constancia de daños materiales.

Poblaciones como Cehegín, Bullas, Caravaca de la Cruz y Lorca, son donde se han realizado casi una veintena de llamadas al 112 al notar la sacudida del temblor. Este terremoto es el cuarto que se nota en la zona a lo largo de estas semanas.

Cuarto terremoto en la zona

El pasado martes, 3 de noviembre, se registró otro terremoto de  3,6 grados  en la escala de Ritcher  en el norte de Alicante y sur de Valencia. El movimiento tuvo epicentro en Relleu (interior de Alicante). El movimiento sísmico se produjo a una profundidad de 2 kilómetros entre Relleu (comarca alicantina de la Marina Baixa), Torremanzanas (l'Alacantí) y Benifallim (l'Alcoià) y se notó en gran parte del norte de la provincia de Alicante y algunas ciudades del sur de Valencia.

¿Qué es un terremoto?

Antes de entender porque hay terremotos, debemos entender como se define como tal. Un terremoto  no es nada más​ que un temblor de tierra, es un fenómeno de sacudida brusca y pasajera de la corteza terrestre producida por la liberación de energía acumulada en forma de ondas sísmicas. Los más comunes se producen por la actividad de  fallas geológicas.

También pueden ocurrir por otras causas como, por ejemplo, fricción en el borde de placas tectónicas, procesos volcánicos, impactos de asteroides o cualquier objeto celeste de gran tamaño, o incluso pueden ser producidas por el ser humano al realizar detonaciones nucleares subterráneas.

El punto de origen de un terremoto  se denomina foco o hipocentro. El epicentro es el punto de la superficie terrestre que se encuentra directamente sobre el hipocentro. Dependiendo de su magnitud y origen, un terremoto  puede causar desplazamientos de la corteza terrestre, corrimientos de tierras, maremotos (o también llamados tsunamis) o actividad volcánica. Para medir la energía que fue liberada por un terremoto  se emplean diversas escalas, entre ellas, la escala de Richter es la más conocida y utilizada por los medios de comunicación.

¿Por qué hay terremotos?

Según informa la Wikipedia, la principal causa de los terremotos  se encuentra en la liberación de energía de la corteza terrestre acumulada a consecuencia de actividad tectónica, que se origina principalmente en los bordes activos de  placas tectónicas. Los seísmos  de origen volcánico se asocian al fraccionamiento de la roca debido al movimiento  del magma. Estos temblores  suelen ser de menor magnitud que los de origen tectónico.

Aunque las actividades tectónicas y volcánicas son las causas principales por las que se generan los terremotos, hay otros factores que pueden originarlos:

  • Colapso de techos de cavernas.
  • Acumulación de sedimentos por desprendimientos de rocas en las laderas de las montañas.[cita requerida]
  • Modificaciones del régimen fluvial.[cita requerida]
  • Variaciones bruscas de la presión atmosférica por ciclones.[cita requerida]

Estos fenómenos generan eventos de baja magnitud, que generalmente caen en el rango de microseísmos: temblores detectables solo por sismógrafos. Hay numerosos datos sobre los terremotos  inducidos por este tipo de actividad. En Oklahoma cada año entre 1976 y 2007, se había registrado solo un terremoto  de magnitud 3 o mayor, pero desde 2008 hasta 2013 se producían cada año 44 seísmos de esa magnitud.