Imagen de una salida de sol desde el Estartit, Costa Brava

Llega el peor momento del año para darse un baño al mar en España

El agua del mar registra en febrero una de sus temperaturas extremas del año

El mar es el gran olvidado para muchos entre los meses de invierno  y que vacía los pueblos de costa durante unos meses. Este hecho se explica por qué la temperatura  del agua  del mar durante estas fechas es muy baja y el tiempo invernal  no invita a bañarse en las playas de nuestro país. Además, a este aspecto hay que sumarle que, durante el tramo final del mes de enero y principios de febrero, el agua  del mar  suele tener la temperatura  más fría  de todo el año  en promedio.

¿Por qué se registra el mínimo de temperatura más tarde?

Hay varios motivos por lo que esto sucede. Por un lado, en esta época la temperatura  ambiental empieza a ser cada día un poco más alta. Con alguna pequeña excepción en forma de llegada de masas de aire frío, de media cada vez hace menos fresco. Relacionado con esto está también el aumento de la insolación. Los días se están alargando. Ahora mismo estamos ganando casi un minuto de sol por la mañana y uno por la tarde. Parece poco, pero en una semana el aumento de luz se hace muy evidente. Esto permite al sol calentar durante más tiempo  cada jornada que pasa.

Viendo los gráficos también observamos que no es tan mala idea bañarse en el mar  en septiembre y octubre. Su temperatura  parece que tarda mucho en bajar. Hay que recordar que el agua  tiene una capacidad calorífica muy alta. Eso quiere decir que tarda mucho en calentarse, pero a la vez, también en enfriarse.

Fechas con el agua del mar típicamente más fría

Una vez superado el ecuador del invierno, estos días, ya hemos dicho que el mar  presenta la temperatura  más fría  de todo el año y se sitúa  alrededor de los  12ºC a 15ºC. Aunque muchos deberíamos pensar que es alrededor de navidades, no ocurre de tal manera ya que el mar  se enfría  más lento  que la Tierra y eso hace que su mínimo se registre más tarde y no coincidiendo con el mínimo  de horas de sol. Todo ello, se explica por una latitud tan baja en Europa, que nos garantiza unas temperaturas  mucho más templadas que las del resto del continente, a pesar de los típicos desplomes invernales y el calor  a veces insoportable de julio y agosto, que acaba disparando algún verano la temperatura del mar  hasta casi los  29ºC a mitades de agosto.

Del mismo modo, podríamos pensar que la temperatura  más fría  del mar  de todo el año es antes del verano, justo cuando las temperaturas  empiezan a ser calurosas. Pero viendo los gráficos de la temperatura media del Mediterráneo, por ejemplo, se aprecia que su temperatura  empieza a subir mucho antes, entre finales de febrero y principios de marzo. Ahora mismo, el Mediterráneo se encuentra entre los 13ºC del norte de la costa catalana hasta los 15ºC en Ibiza o en Murcia, mientras que en zonas atlánticas, se mueve en torno a los 13ºC  tanto en el Cantábrico como en Galicia.

Observatorio del Estartit, referencia nacional

Mucho de lo que sabemos hoy en día sobre la evolución de la temperatura  del agua  del mar  es gracias a personas que dedican sus esfuerzos en compartir su pasión en favor del aumento de conocimiento. Una de estas personas es Josep Pascual, observador de L'Estartit (Girona). Desde el año 1974 mide a una milla de distancia de la costa la temperatura  del agua, y no solo en la superficie. Lo hace a varias profundidades. Estos datos tienen un valor extraordinario. Para poder ver los gráficos anualmente, podemos obtenerlos visitando la web del 'Servei Meteorològic de Catalunya' a través de este link. Ahora mismo, la temperatura  del mar  en este punto del norte del Mediterráneo se encuentra a  13,2ºC.