Imagen de una autopista de Madrid nevada

La situación en las carreteras aún es caótica tras cuatro días de la gran nevada en España

Aún hay más de 400 carreteras afectadas por el hielo y la nieve en la Península

La borrasca Filomena dejó un rastro caótico a su paso por España y causó  un colapso generalizado en la región de Madrid y gran parte de Castilla La Mancha y Aragón. En el caso de Madrid, el aeropuerto de Barajas tuvo que cerrar todo el fin de semana con vuelos que se desviaban a otros aeropuertos de España,  los servicios ferroviarios tampoco funcionaron, los autobuses cancelaron todas las rutas y las carreteras quedaron absolutamente colapsadas de nieve con conductores atrapados, destacando el corte y el caos que hubo de la M-40 y la M-30. Es por ello que, la Unidad Militar de Emergencias (UME) tuvo que intervenir para rescatar a numerosos conductores que se quedaron atrapados por el temporal en las carreteras de la ciudad de Madrid. Hasta 2.000 vehículos se quedaron atrapados y algunos de los cuales pasaron la noche en los coches.

El temporal de frío y nieve, que afectó a la península, también obligó a poner cadenas en más de 200 vías, siendo las de las comunidades de Castilla-La Mancha, Madrid, Valencia y Aragón las que registraron un mayor número de incidencias, explicó la Dirección General de Tráfico (DGT).

Muchas incidencias aún, días después de la nevada

Tras 4 días de tiempo favorable, aún no están limpias todas las carreteras de la zona afectada por la nevada  y los servicios de emergencia aún siguen pasando quitanieves y tirando sal  en las carreteras  debido a las fuertes heladas  que se están produciendo y están helando  la nieve  caída. Según el informe de la DGT sobre todas las incidencias, en total, hay  afectadas aún un total de 448 carreteras, 26 de la red principal, siguen afectadas por la nieve que ha dejado la  borrasca Filomena, y las mayores dificultades se encuentran en Madrid, Castilla-La Mancha y Castilla y León. Según los últimos datos de la Dirección General de Tráfico (DGT), 23 carreteras de la red principal están en nivel verde, es decir, transitables con precaución.

De ellas, 7 se localizan en Madrid, 4 en Toledo, 3 en Soria y una en Ávila. De la red secundaria, 76 vías están  cortadas  y en  92 es obligatorio el uso de  cadenas o neumáticos de invierno. En Toledo, está intransitable la CM-43, a la altura de Illescas, y en la CM-41, en Cedillo del Condado, son necesarias las cadenas y está prohibido el paso a camiones y vehículos articulados.

Además, en Madrid se ha producido un accidente en la entrada por la A-4, en Valdemoro. El tráfico  es también muy intenso a esta hora en la entrada a Valencia, a la altura de Alboraya. La DGT  aconseja evitar desplazamientos en coche siempre que se pueda e informarse previamente del estado de las carreteras y de la situación meteorológica.

Trabajando sin pausas para normalizar la situación

La nevada ha sido tan espectacular en Madrid que siguen preocupando mucho las consecuencias duraderas que puede conllevar. En este sentido, la  Agencia de Seguridad y Emergencias Madrid 112 ha señalado este miércoles que, aunque en algunos puntos de la comunidad «se sigue avanzando y liberando vehículos», queda todavía «mucho trabajo por delante».

En su cuenta de la red social Twitter, la agencia ha explicado que el Equipo de Respuesta Logística Inmediata de Voluntarios de Protección Civil ante Emergencias (ERIVE)  están repartiendo muchos quilos  de sal  para deshacer el hielo  de las  carreteras afectadas por la borrasca Filomena, que, debido al estado de la calzada, siguen sin poder circular. Todos los servicios de emergencia trabajan sin cesar ante los centenares de incidencias derivadas del temporal, especialmente por hielo  en las calles y carreteras heladas  de toda la comunidad.