Imagen de una montaña del Pirineo nevada

Alerta por una nevada muy atípica para la época en España: el temporal polar dejará blancas varias sierras

La nieve llegará en la cordillera cantábrica y los Pirineos por encima de los 1.400 metros

Hace días que llevamos anunciando el primero y brusco cambio detiempo  del otoño  que llegará de cara a finales de semana, pero lo más destacable de todo, será la nevada  inusual y, quizás excepcional, que se espera en la vertiente norte del Pirineo  para estar en pleno mes de septiembre.

En definitiva, un cambio de tiempo muy brusco y  más propio de noviembre que de septiembre. El episodio de nevadas  se iniciará a lo largo de las últimas horas del jueves con la llegada de un frente frío  acompañado de una masa de aire polar en las capas altas de la atmósfera. Este tipo de situaciones de norte, muchas veces vienen acompañadas del 'corriente en chorro', como es el caso de ésta, y esto hace que se incremente notablemente la precipitación  cuando la masa de aire húmeda del Atlántico topa con los estribaciones de la cordillera Pirenaica. Una situación, en definitiva, propia de pleno invierno y no de inicios del otoño.

Hasta 50 centímetros en Formigal o Baqueira

Si los mapas tienen razón, la nevada  se iniciará como decíamos a lo largo del anochecer de este próximo jueves, 24 de septiembre, y se prolongará hasta el mediodía del sábado, cuando ya tenderá a ir a la baja. Durante las primeras horas del viernes, la nevada ganará protagonismo de norte a sur, afectando primeramente la cordillera cántabra, el Pirineo de Huesca y finalmente el catalán, con una cota de nieve que se situará los 1.600 metros.

A partir de media mañana y mediodía hasta primeras horas del sábado  es cuando llegará el plato grande de la 'nevada de jet' con el viento en las capas altas de la atmósfera atravesando el Pirineo  de forma casi transversal. En el siguiente mapa, se muestran los espesores  que se pueden llegar a acumular en los Pirineos  según el color, siendo el naranja con espesores de hasta 50 centímetros acumulados y el lila hasta solo 5 centímetros.

Mapa de acumulación de nieve prevista para los Pirineos hasta el sábado, 26 de septiembre de 2020
Las nevadas serán copiosas en la vertiente norte de los Pirineos por encima de los 1.800 metros | AEMET

Se podrán acumular gruesos de nieve  realmente importantes en el Valle de Aran, Formigal o norte de Astún de hasta 50 centímetros  por encima de los 2.000 metros, aunque la cota de nieve bajará más en la vertiente norte, hasta los 1.200 metros, pero por debajo, hay habrá acumulaciones más modestas.  En todos estos casos pero, las acumulaciones de nieve  serán más bien anecdóticas, no se esperan más de 10 centímetros y a partir de los 1.800 metros, por debajo serán más bien testimoniales de hasta 5 centímetros.

La cota bajará hasta los 1.200 metros en la vertiente norte

Refiriéndonos estrictamente a las cotas de nieve, habrá que esperar y ver que acabará haciendo el aire frío  en altura para acabar de matizar las cotas, pero con los mapas del tiempo  de este martes, la nevada  empezará a unos 1.800 metros  en la vertiente norte, pero rápidamente la cota  bajará hasta los 1.200 metros  antes del mediodía y se mantendrá en torno a los 1.200  a los 1.400 metros buena parte de la jornada según el lugar.

Sin embargo, es probable que en algunos momentos por persistencia de precipitación la cota  acabe bajando hasta los 1.000 metros  al norte del Valle de Aran. En la vertiente sur, las cosas serán diferentes y la precipitación  como que no será tan intensa hará que la cota  de nieve también tenga más dificultades para descender. Sin embargo, se podría llegar a ver nevar  también hasta los 1.400  o 1.500metros  y muy puntualmente por debajo, si bien la cota  estándar se mantendrá en torno a los 1.600 metros  toda la jornada.

La nieve caída durará poco

De cara al domingo, la llegada de un frentecálido  proveniente del Atlántico provocará que la cota de nieve  suba por encima de los 2.300 metros, pero se mantendrán las precipitaciones  en buena parte del norte del Pirineo. Con todo, la nieve  marche rápidamente por debajo de los 2.000 metros  y sólo quedarán más encalados las cumbres. En definitiva, se presenta una nevada  muy importante en el Pirineo  por tratarse de un mes de septiembre, pero que no implicará muchas complicaciones, salvo las cotas medias de Arán o norte de Andorra, por el simple hecho de que la mayoría de espesor caerá en cotas altas.