Imagen del valle de la Muerte

Posible nuevo récord mundial: el Valle de la Muerte roza la escalofriante cifra de los 55ºC

El dato está sujeto a la espera de validación por la Organización Meteorológica Mundial

Las temperaturas extremas  de los últimos días en buena parte de la costa oeste de Estados Unidos han llevado a esta zona desértica del sureste de California  a una marca emblemática de 54,4 ºC, en el Valle de la Muerte  este pasado domingo, 16 de agosto. Este valor, todavía está pendiente de confirmación oficial. De ser así, se trataría de la temperatura  más alta registrada en esta zona del planeta en los últimos 100 años.

Falta de validación de los datos

En las redes sociales se ha difundido rápidamente el dato y, en algunos casos, se han saltado alguna parte de la información, dando la impresión de que el Valle de la Muerte  ha marcado este domingo el récord históricomundial  de calor  y no es así. El récord mundial  se situa en 56,7 ºC registrados el 10 de julio de 1913 en Fumace Creek, California. Esta marca está reconocida por la Organización Meteorológica Mundial.

Aun así, expertos como Christopher Burt, insisten en que los equipos disponibles a principios del siglo XX no ofrecían garantías de calidad en temperaturas  muy elevadas. Burt considera que la temperatura  más alta registrada con técnicas fiables en la Tierra podría corresponder a los 54°C registrados el 30 de junio de 2013 en estar en el Valle dela Muerte

Consecuencias graves

Las altas temperaturas  han provocado un incremento en los incendios forestales y cortes en el suministro eléctrico en diversos puntos de California. El pasado viernes una planta de electricidad de gran importancia para el sur de California  dejó de funcionar justo cuando el calor  hizo que la demanda de electricidad aumentara a un pico.

Los operadores de la red ordenaron a los servicios públicos que redujeran sus servicios y alrededor de 2 millones de personas perdieron el servicio en el transcurso de cuatro horas. Antes del viernes, el operador de la red de California  no había impuesto apagones continuos desde la crisis energética de 2001, cuando cientos de miles de clientes se turnaron para sumergirse en la oscuridad, los precios de la energía se dispararon a niveles récord  y la empresa de servicios públicos más grande del estado quebró.