Imagen representativa de una bola de fuego en el cielo

Vídeos espectaculares: Resuelto el misterio de la gran y extraña bola de fuego que ha cruzado media España

El fenómeno ha sido avistado en muchos puntos del oeste de la península, especialmente en Galicia

Una gran bola de fuego ha cruzado los cielos de media España  entre la madrugada y primeras horas de la mañana de este martes, 28 de abril. El fenómeno ha sorprendido mucho a las pocas personas que, por razones de horario, han podido gozar de este espectáculo, especialmente por el hecho de que la gran línea de luz ha ido circulando lentamente durante muchos segundos, cosa poco habitual y que ha generado muchas especulaciones. 

Inicialmente, se creía que podían ser los restos de un asteroide, pero el misterio ha quedado resuelto poco después por la Universidad de Santiago, quien ha asegurado que se trataban de los restos de la nave Soyuz rusa lanzada el pasado 25 de abril en una misión que llevaba suministros la Estación Espacial Internacional. Al entrar en contacto con la atmósfera, se ha deshecho a trozos que se han incendiado. 

En concreto, el meteoro ha sido avistado básicamente en puntos de la mitad oeste peninsular, especialmente en Galicia, Extremadura y oeste de las dos castillas y de Andalucía. Las mejores imágenes han sido tomadas desde A Coruña, concretamente en el Monte de San Pedro, donde una persona ha filmado el momento durante varios segundos con mucha nitidez. Lugares como Córdoba o Badajoz también han gozado de una visión espectacular de la gran bola de fuego. Estas son las impresionantes imágenes:

Algunas personas se han pensado inicialmente que la bola de fuego pertenecía al asteroide 1998 OR2, que está previsto que roce la Tierra este miércoles, 29 de abril, considerado «potencialmente peligroso» por la NASA por su proximidad, ya que pasará a ‘tan solo’ 6 millones de kilómetros de distancia de nuestro planeta. No obstante, no hay peligro de impacto. 

En definitiva, el meteoro que ha cruzado los cielos de España este martes no tiene nada que ver con el asteroide que pasará cerca de la Tierra mañana. De hecho, el primer fenómeno tuvo lugar dentro de la atmósfera terrestre, mientras que el asteroide cruzará el espacio a millones de quilómetros de nuestro planeta.