f

EE. UU. inicia la reconquista del hombre en el espacio con la pisada en Marte en el horizonte

Esta semana se enviará un cohete con dos astronautas hacia la estación espacial, con la Luna y el planeta Rojo en el objetivo de los próximos años

En 1969, el hombre pisó por primera vez la Luna y el turismo alcanzó su apogeo en la zona denominada ‘Space Coast’ de Florida, que ahora acaricia la posibilidad de revivir aquellos buenos tiempos. Si el clima lo permite, el miércoles 27 de mayo un cohete Falcon 9 de SpaceXdespegará del Centro Espacial Kennedy de Cabo Cañaveral (costa este de Florida) con la cápsula Dragon Crew, a bordo de la cual dos astronautas de la NASA, Bob Behnken y Doug Hurley, viajarán hasta la estación Espacial Internacional (EEI).

La misión Demo-2 será el primer viaje espacial con astronautas desde suelo estadounidense desde que en 2011 la NASA canceló el programa de transbordadores y también el primero tripulado de una compañía privada, la californiana SpaceX del visionario Elon Musk.

SpaceX participa en un programa de la NASA para hacer que el hombreregrese a la Luna en 2024 y llegue por primera vez a Marte en 2030. Es el llamado programa Artemisa, que tiene también fines comerciales. Según se ha informado, el presidente Donald Trump y el vicepresidente Mike Pence tienen previsto presenciar el lanzamiento del Falcon 9 desde Cabo Cañaveral, una señal de la importancia que EE.UU. confiere a este esfuerzo por reconquistar el liderazgo en el espacio.

La COVID-19 condiciona los lanzamientos

Debido a la pandemia del COVID-19, las puertas del Centro de Visitantes del Kennedy Space Center no estarán abiertas para un público que siempre se ha sentido atraído por el grandioso espectáculo de los cohetes ascendiendo al espacio. Quienes deseen ser testigos de lo que se considera un hito en la carrera espacial han sido invitados a hacerlo desde las playas cercanas, siempre que eviten las aglomeraciones.

Las grandes concentraciones en los alrededores del Centro Espacial Kennedy, que se inauguró en 1961, caracterizaron los inicios de la carrera espacial, pero ninguna fue como la que se produjo con motivo del despegue del Apolo 11, que llevó a Buzz Aldrin y Neil Amstrong a la Luna en 1969.

Según dice a EFE el director ejecutivo de la oficina de turismo de la ‘Space Coast’, Peter Cranis, antes de la pandemia se estimaba que el lanzamiento de este miércoles podía atraer a medio millón de personas  hasta esta zona de Florida. «No creo que llegaremos a esa cifra de medio millón, pero estamos escuchando muchas cosas positivas durante las últimas semanas y muchos de los hoteles nos han indicado que están llenos», reseñó.

Nuevo capítulo del hombre en el espacio

En declaraciones a EFE, Cranis afirma que este «es un momento de orgullo para los estadounidenses», ya que «marcará una nueva era» en la carrera espacial y fomentará «el crecimiento de la industria» al igual que ocurrió en el siglo XX. «Los próximos veinte años en el mundo del espacio van a ser increíbles y nosotros seremos parte de ello», añadió.

La carrera espacial durante la ‘Guerra fría’ transformó Florida para siempre y trasladó a miles de trabajadores a los alrededores de Cabo Cañaveral para dedicarse a la industria aeronáutica, y, junto con ellos, surgió una nueva forma de ocio: el turismo espacial.  Con el tiempo, una franja de 115 kilómetros del litoral atlántico floridano, con Cabo Cañaveral incluido, pasó a conocerse como la ‘Costa del Espacio’.

«Echando la vista atrás, obviamente las misiones del Apolo fueron increíblemente importantes en términos de desarrollo  de infraestructura, trabajos, y ciertamente fueron clave para que esta área, que era muy pequeña por aquel entonces, creciera», dijo Cranis.

Cuando Estados Unidos canceló su programa de transbordadores en 2011 la NASA se vio obligada a enviar a sus astronautas al espacio desde Rusia y la afluencia de turistas a la zona sufrió «una disminución considerable».

Sin embargo, Cranis explicó que desde 2014 se «ha visto un crecimiento increíble»  gracias a la llegada de compañías privadas como SpaceX y los contratos gubernamentales del Programa Artemis.