Imagen del planeta Venus desde el espacio

Atentos al cielo este noviembre: hasta 5 planetas podremos ver brillando por la noche

No todos ellos se podrán ver a lo largo de todas las noches del mes de noviembre

Los planetas  se mostrarán espléndidos en noviembre. Marte  durante toda la noche, Júpiter  y Saturno  formando pareja en la primera mitad nocturna, y Venus  al final de la noche  se encontrará con Mercurio  al amanecer. Estos cinco planetas, con nombres de dioses, han sido observados por todas las civilizaciones desde la Antigüedad.

Siempre podemos recordar nuestra conexión con el cosmos  siguiendo las trayectorias de los planetas  en el firmamento y este mes de noviembre  nos ofrece una magnífica ocasión para ello. Según vamos adentrándonos en el otoño, cada noche  gana unos dos minutos al día facilitando así la observación de los  cinco planetas  que son visibles  a simple vista y que son conocidos desde la Antigüedad.

Marte

Marte  va alejándose de su oposición, pero su intenso brillo anaranjado aún resulta impresionante. Tras el anochecer, Marte  aparece estos días ya alto sobre el horizonte y permanece visible  durante la mayor parte de la noche. Será particularmente espectacular observarlo en conjunción con la luna  gibosa en la noche  del miércoles 25 al jueves 26 de noviembre

Al verlo, no es de extrañar que, en la civilización romana, se asociase con el dios de la guerra. Su color rojizo recuerda al de la sangre. Es natural, pues este color tiene una causa común en ambos casos: tanto en la sangre como en Marte, el alto contenido en hierro determina su rotunda coloración.  Hay una estrella, la más brillante de la constelación de Escorpio, que está cerca de la eclíptica y que, por tanto, de vez en cuando se muestra cerca de Marte.

Los planetas gigantes

Júpiter y Saturno  continúan dejándose ver muy próximos en el cielo, cada día un poco más cercanos entre sí hasta que lleguen a su máxima aproximación el próximo 21 de diciembre. Júpiter  es el más brillante de los dos y, según los miramos, el que se encuentra más al oeste (más a nuestra derecha). Formarán una estampa muy bella con el fino filo de la luna  creciente en la noche  del 18 al 19 de noviembre, cuando podremos aprovechar también para observar la luz cenicienta sobre el disco lunar.

Júpiter  es a menudo el más brillante de los astros visibles  a simple vista (tras el Sol y la Luna). Por eso recibió su nombre del dios romano padre de los dioses y de los hombres, su equivalente griego era Zeus, rey de dioses y supervisor del universo. Saturno debe su nombre al dios romano de la agricultura relacionado con el titán griego Cronos.

Venus y Mercurio

Seguiremos viendo a Venus  brillando esplendorosamente antes de los amaneceres, por el sudeste, no muy lejos de la brillante estrella Spica, la más brillante de Virgo. Tras Venus  se levantará Mercurio, ya con el cielo clareando al alba. Los dos planetas  interiores podrán verse en una bonita conjunción con el filo de la luna  menguante en el amanecer  del viernes 13. 

Venus  recibió su nombre de la diosa romana del amor y la belleza, la Afrodita de los griegos. Y la asociación es sumamente acertada pues no se puede poner en duda la belleza de este planeta  rocoso cuando su fulgor despunta en los amaneceres  o en los atardeceres