Imagen de las inundaciones causadas por un huracán

Los ciclones no dan tregua en Filipinas: gran devastación en un año para olvidar

El paso del tifón Vamco, es el tercero que azota Filipinas en pocas semanas y ya ha causado dos muertos

El tifón Vamco  azotó con fuerza la madrugada del jueves todo el centro de la isla de Luzón, al norte de Filipinas, incluida Manila, donde ríos y presas están en riesgo de desbordarse. Vamco, que tocó tierra la noche del miércoles en la costa este de Luzón, en la provincia de Quezon, barrió la zona centro de la isla con vientos  sostenidos de 155 kilómetros por hora y rachas de hasta  255 km/h y copiosas lluvias, según el último boletín de Pagasa, la agencia nacional de meteorología.

Previsión del nuevo tifón

Se espera que Vamco  salga de territorio filipino en las próximas horas por la costa de Zambales, aunque permanecerá en el área de responsabilidad de Filipinas  hasta el viernes y dejará lluvias  fuertes en las provincias del centro de Luzón, donde se mantiene el nivel de alerta 3  (de un total de 5). La capital filipina amaneció con lluvias  intensas y persistentes e inundaciones  en los barrios más bajos, una situación que algunos medios filipinos comparan con Ketsana de 2009, el tifón más devastador que ha pasado por Manila y que dejó 464 muertos en todo el país.

Graves inundaciones y más lluvias sobre territorio inundado

Muchos barrios de Manila quedaron anegados tras el paso del tifón Vamco, el tercero que azota Filipinas  en pocas semanas y que causó al menos dos muertos en otras partes del archipiélago. Vamco  tocó tierra el miércoles por la noche en el este de la isla de Luzón, acompañado por vientos  de 155 km/h. El tifón se alejó del archipiélago por el oeste el jueves, y se dirige al Mar de China Meridional. Al menos dos personas murieron y otras cuatro están desaparecidas en la provincia de Camarines Norte, en la región de Bicol (norte), indicó la Defensa Civil. De momento se contabilizaron ocho heridos.

Esta región de Bicol, golpeada de lleno por Vamco, aún no se ha recuperado de los tifones Molave y Goni, que dejaron a miles de personas sin hogar y provocaron graves inundaciones  en las últimas semanas. Este jueves, las autoridades advirtieron del riesgo de desprendimientos de tierra y de fuertes olas en toda la costa. Con una población de 12 millones de habitantes, la capital, Manila, vio cómo muchos de sus vecindarios quedaban absolutamente paralizados por las lluvias torrenciales. La situación también era complicada en varias provincias limítrofes.


En el extremo este de la ciudad, cientos de familias han sido evacuadas porque el río Marikina ha alcanzado los 21,8 metros, superando la marca que dejó Ketsana en 2009, cuando se produjeron graves inundaciones  en el distrito de Marikina con 78 muertos por la subida del nivel del agua. Las presas de Angat, Caliraya, La Mesa e Ipo -que suministran agua el área metropolitana de Manila y alrededores- ya han comenzado a aliviar y podrían desbordarse, según ha alertado Pagasa, por lo que se ha recomendado la evacuación de las comunidades cercanas.

Quinto ciclón que afecta Filipinas

Vamco  es el quinto ciclón  que azota el país en menos de un mes, después de medio centenar de víctimas y daños millonarios causados por las últimas tormentas. Las regiones de Bicol y Calabarzon, al sur de Luzón, también ha sufrido el embate de Vamco  mientras todavía se recupera del fuerte impacto del tifón Goni, que dejó 25 muertos y 6 desaparecidos y del tifón Molave (22 muertos y cuatro desaparecidos), con pérdidas acumuladas en agricultura e infraestructuras de unos 220 millones de dólares.

En las últimas semanas Filipinas  también ha sufrido la tormenta tropical severa Atsani, que azotó el extremo norte del país, y la tormenta tropical  Etau, que barrió las mismas áreas de Goni y Molave, aunque con menos fuerza. Después de haber recibido  21 ciclones  en lo que va de año, Pagasa anunció hoy que Filipinas  todavía podría sufrir el paso de otras cuatro tormentas tropicales  antes de fin de 2020, un año especialmente vulnerable a estos fenómenos por el impacto del fenómeno conocido como La Niña.