Imagen de las inundaciones causadas por un huracán

Balance devastador i mortífero de 'Eta' en Centroamérica: el fuerte huracán amenaza ahora Cuba

Las últimas víctimas son dos niños en Honduras, dos adultos y dos niños en Guatemala, y una pareja en Costa Rica

Los aguaceros ocasionados por el ciclón tropical Eta, que perdió fuerza en las montañas del este de Honduras, dejaron al menos 18 muertos y miles de damnificados por inundaciones  y derrumbes  a su paso por Centroamérica, indicaron organismos de socorro  este pasado jueves. Mientras Eta  avanzaba por territorio de Honduras, la policía local informó que una vivienda fue derrumbada  este jueves y cobró las vidas de dos menores en el departamento noroccidental de Santa Bárbara.

Ya son casi 20 fallecidos

Los dos niños se suman a otros dos menores muertos  en derrumbes  en Honduras desde el martes, cuando Eta  arremetió contra el litoral caribe de Nicaragua como huracán categoría 4. En Costa Rica, un estadounidense de 71 años y su esposa costarricense de 51 murieron este jueves en un derrumbe  que sepultó su vivienda en el cantón sureño de Coto Brus, fronterizo con Panamá. En Panamá, murieron  cinco personas, incluyendo tres niños, por derrumbes  que sepultaron dos viviendas en la provincia de Chiriquí, limítrofe con Costa Rica, señaló el Sistema Nacional de Protección Civil.

Otras cinco personas murieron  por deslaves en Guatemala y dos mineros fallecieron en el Caribe Norte de Nicaragua como consecuencia del ciclón. Eta tocó tierra en Nicaragua el martes como huracán  categoría 4 en la escala Saffir Simpson de 5, y provocó aguaceros y desbordes de ríos en Guatemala, El Salvador, Costa Rica y Panamá.

Devastación absoluta en Centroamérica

Los primeros destrozos  se producían en la región de Bilwi, en el norte de Nicaragua, cerca de la frontera con Honduras. El viento  ha arrancado techumbres, derribado  árboles y ha dañado algunas infraestructuras, como carreteras y parte del tendido eléctrico. La ciudad de unos 60.000 habitantes está sin electricidad  desde el lunes por la noche. Techos de metal arrugados y árboles arrancados en todas sus calles. Unos 20.000 residentes de la zona han tenido que refugiarse donde han podido.

En el interior, a unos 160 kilómetros al oeste de donde 'Eta' tocó tierra, dos mineros de oro murieron cuando una ladera de la montaña desató toneladas de barro el martes por la mañana. Un tercer minero escapó y buscó ayuda. En esta zona viven unas  100.000 personas, muchas de ellas indígenas, dispersas en pequeñas poblaciones, por lo que aún es pronto para evaluar los daños.

Evolución del potente huracán 'Eta'

La ahora depresión tropical  se mueve hacia el norte a una velocidad de 7 millas por hora (13 km/h) con vientos  máximos sostenidos de casi 35 millas por hora (55 km/h) que van a acrecentarse paulatinamente y tendrán fuerza de  tormenta tropical esta noche. El NHC (Centro Nacional de Huracanes) ha emitido una vigilancia de  tormenta tropical  para las islas Caimán, a las que Eta  se aproximará este sábado, y ha recomendado a Cuba, el noroeste de Bahamas, los Cayos y el sur de Florida que permanezcan atentos al curso de Eta.

A las 12.00 GMT Eta  se encontraba a unos 105 km de la Ciudad de Belice y a unas 410 millas (660 km) de Gran Caimán, según el Centro Nacional de Huracanes (NHC) de EE.UU. Los efectos de Eta, que llegó el martes a Nicaragua como un poderoso huracán  y luego pasó por Honduras como tormenta, se han sentido en prácticamente a toda Centroamérica, una región muy vulnerable a los desastres naturales.

La trayectoria de Eta  indica que después de acercarse a las islas Caumán, se aproximará a Cuba el sábado por la noche o el domingo por la mañana. Se espera un fortalecimiento adicional de sus vientos  el domingo cuando esté camino de los Chyos y la península de Florida. En Centroamérica van a seguir las lluvias  copiosas de Eta, especialmente en el este de Honduras y el este de Nicaragua, y también en el sureste de México y Jamaica, las islas Caimán y Cuba y las Bahamas y el sur de Florida, incluyendo los Cayos.

Con las lluvias  está aparejado el riesgo de inundaciones  repentinas y desbordes de ríos, además de deslizamientos de tierra. En el mar se esperan marejadas y un fuerte oleaje. Eta  es la tormenta  con nombre número 29 en esta activa temporada ciclónica  en la cuenca atlántica. De esas tormentas, 12 han llegado a huracanes, incluida Eta.