f

El asteroide que extinguió a los dinosaurios impactó de la manera más destructiva posible contra la Tierra

La colisión perfecta desencadenó toneladas de azufre en la atmósfera, bloqueando el Sol y provocando un enfriamiento drástico del clima en la Tierra

El asteroide  del tamaño de una ciudad  que golpeó la Tierra hace 66 millones de años, y condenó a los dinosaurios a la extinción, llegó desde el noreste con un ángulo muy pronunciado, maximizando así la cantidad de gases causante del cambio climático que fueron liberados en la atmósfera, según reveló un nuevo estudio.

El impacto perfecto

El hecho de que el cráter de 200 kilómetros de ancho, ubicado en lo que hoy es México, se formó cuando  el asteroide impactó y mató tres cuartas partes de la vida en el planeta, es algo en lo que la mayoría de científicos concuerdan. Pero la trayectoria y dirección de esa colisión sigue siendo un tema de debate. Un equipo internacional de investigadores señaló que sus simulaciones en 3D revelaron que el asteroide golpeó la Tierra con un ángulo entre 40 y 60 grados,  el peor de los casos para los dinosaurios.

«El impacto del asteroide desencadenó una cantidad increíble de gases causantes del cambio climático  en la atmósfera, desatando una cadena de eventos que condujeron a la extinción de los dinosaurios. Esto probablemente empeoró por el hecho de que golpeó en uno de los ángulos más letales posibles», explicó Collins, autor principal del estudio que fue publicado este martes en la revista Nature Communications, a través un comunicado.

Gran cantidad de gases en el planeta

La colisión desencadenó millones de toneladas de azufre y otros gases en la atmósfera, bloqueando el Sol y provocando un enfriamiento drástico del clima en la Tierra. El equipo de investigadores del Imperial College London, la Universidad de Freiburg en Alemania y la Universidad de Texas en Austin examinó la forma y la estructura del cráter, así como las rocas extraídas al perforar el cráter, que  contenían evidencia de las fuerzas extremas generadas por el impacto.

El equipo consideró que había  cuatro ángulos diferentes: 90, 60, 45 y 30 grados. Los autores explicaron que consideraban el ángulo de 60 grados como el más probable por la relación entre tres puntos del cráter: su centro, un anillo de montaña  hecho de roca muy fracturada dentro del borde del cráter y el centro de rocas de manto elevadas y densas, a unos 30 kilómetros debajo del cráter.